La pobreza extrema afecta gravemente la salud infantil

La pobreza extrema es una amenaza para la salud y el desarrollo de los niños pequeños, sugiere un estudio reciente.

Uno de cada diez nios en España vive en situación de pobreza extrema

“Los niños en una situación de pobreza profunda no sólo son más propensos a ser obesos (ver NetDoctor, 19 de enero pasado); son también más vulnerables a problemas de la salud y del desarrollo que limitan sus oportunidades en la vida", afirmó la directora del estudio, Dra. Sheila Smith, del National Center for Children in Poverty de la Mailman School of Public Health de la Universidad de Columbia, en Nueva York. Puede acceder aquí a la publicación. El comunicado de la Universidad, aquí.

Qué es ‘ser pobre’

Según el informe Infancia, pobreza y crisis económica, de la colección de Estudios sociales de la Caixa, un hogar es pobre si dispone de menos de 780 euros en caso de familia monoparental o de 1.264 euros para una pareja con dos hijos.

Un pobre extremo, por ejemplo, sería un niño que vive con su hermano y con sus padres en un hogar en el que los ingresos no superan los 630 euros al mes.

Uno de cada tres niños vive bajo el umbral de la pobreza en España y uno de cada 10 es pobre extremo. Los dos países que comparten el honor de estar a la cabeza de la pobreza infantil en Europa: Rumanía y España. (Fuente: El País. Datos de la Encuesta de condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE), entre 2004 y 2012, presentado en junio de 2015.)

El estudio también mostró que los niños en situación de pobreza extrema tenían unos niveles de plomo en sangre tres veces más altos que los de los niños pobres, y más de 17 veces más altos que los de los niños no pobres. Los niveles altos de plomo en sangre se asocian con problemas del aprendizaje y de la conducta, señalaron los investigadores.

Los investigadores también encontraron que los niños en situación de pobreza extrema eran más propensos a tener padres con una salud física o mental mala o regular, y un estrés parental más frecuente. Los niños en situación de pobreza extrema también eran más propensos a tener padres que carecían de respaldo social.

Esas circunstancias familiares se asocian con una mala salud y problemas en el desarrollo de los niños, según los autores.

El estudio

Los investigadores analizaron datos de EE. UU. recogidos entre 2011 y 2013. Se concentraron en los niños menores de 9 años, comparando a los que vivían en una pobreza extrema, con los que eran pobres pero no estaban en el nivel más bajo, y los que no eran pobres.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 5 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales