La bondad de la dieta mediterránea

Nuevas evidencias de los beneficios de la dieta mediterránea

Las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos son la principal causa de muerte en los países industrializados, pero su incidencia presenta marcadas diferencias geográficas. Su baja incidencia en los países mediterráneos se ha atribuido, al menos en parte, a los hábitos dietéticos.

Investigaciones recientes sugieren que adoptar una dieta mediterránea con frecuencia se asocia con una reducción en el número de muertes de las personas que la siguen. Diversos hechos demostrados así lo atestiguan y se ha establecido que este tipo de dieta tiene un efecto protector en este sentido.

En resumen

Los pacientes sometidos a dieta mediterránea han sufrido cambios beneficiosos en la mayoría de los parámetros medidos:

  • presión arterial,
  • niveles de azúcar,
  • colesterol y
  • proteína C reactiva

El aceite de oliva, un ingrediente importante de la dieta Mediterránea, contiene grasas con propiedades beneficiosas como las que presentan las nueces, otro producto típico de nuestra dieta.

Los autores españoles de este trabajo diseñaron un amplio ensayo clínico sobre alimentación en personas con alto riesgo para evaluar los efectos de dos dietas mediterráneas, una suplementada con aceite de oliva virgen y la otra con nueces, en comparación con una dieta pobre en grasas sobre los resultados cardiovasculares.

Está previsto que participen unas 9.000 personas con riesgo cardiovascular elevado, que serán asignados al azar a cualquiera de las 3 intervenciones planteadas: dieta mediterránea con aceite de oliva virgen, dieta mediterránea con nueces y dieta pobre en grasas. Se investigará si los participantes presentan algún tipo de sucesos cardiovasculares como muerte, infarto de miocardio no fatal o ictus o accidente vascular cerebral no fatal.

Analizados los primeros 772 participantes de edades comprendidas entre 55 y 80 años, los resultados muestran que las dos dietas mediterráneas han producido cambios beneficiosos en la mayoría de los parámetros medidos (presión arterial y niveles de azúcar, colesterol y proteína C reactiva, un indicador de inflamación, en la sangre) en comparación con la dieta pobre en grasas.

Este estudio todavía no puede ofrecer resultados de mortalidad o complicaciones cardiovasculares.

Los autores concluyen que las dietas mediterráneas de su estudio, suplementadas con aceite de oliva virgen o nueces, tienen efectos beneficiosos sobre los factores de riesgo cardiovascular en comparación con la dieta pobre en grasas.

Aunque ya sabíamos que nuestra dieta Mediterránea es cardiosaludable, ahora tenemos nuevas evidencias para seguir comiendo nuestros tradicionales productos mediterráneos.

Effects of a Mediterranean-Style Diet on Cardiovascular Risk Factors. A Randomized Trial. Ramón Estruch, Miguel Ángel Martínez-González, Dolores Corella, Jordi Salas-Salvadó, Valentina Ruiz-Gutiérrez y colaboradores. Ann Intern Med 2006; 145: 1-11.
.

¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales