Inyecciones de un gel contra la insuficiencia cardiaca

Los pacientes de insuficiencia cardiaca que recibieron unas gotas de un gel inyectado en el corazón mientras latía seguían mostrando una mejora en su salud un año después de someterse al procedimiento, informan unos investigadores.

El objeto de las inyecciones es “apuntalar” las paredes del corazón debilitadas

Aproximadamente el 85 por ciento de los pacientes que recibieron los implantes de gel no mostraron una limitación, o sólo muy ligera, en su actividad física durante un año de seguimiento, frente a apenas el 25 por ciento de los pacientes de un grupo de control comparable.

Los niveles de oxígeno en la sangre también mejoran en estos pacientes, que son capaces de caminar una distancia de unos cientos de metros superior, dijo el director del estudio, Dr. Douglas Mann, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington y cardiólogo jefe del Hospital Barnes-Jewish de St. Louis.

La Food and Drug Administration, basándose en estos resultados, de los Estados Unidos, ha autorizado un ensayo clínico de mayor escala del gel en cuestión, llamado Algisyl-LVR.

Cardiólogos de la American Heart Association han manifestado que los resultados iniciales parecen impresionantes, aunque expresaron dudas concernientes a la tasa de mortalidad de los pacientes a los que se administraron los implantes.

El objeto de las inyecciones es “apuntalar” las paredes del corazón debilitadas, lo que es un importante factor de la insuficiencia cardiaca grave, dijo Mann.

A medida que las paredes del corazón se debilitan, las cámaras cardiacas se hinchan, lo que merma la eficiencia del corazón y aumenta el riesgo de insuficiencia cardiaca congestiva, de ritmos cardiacos irregulares, de accidentes cerebrovasculares y de ataques cardiacos, dijo Mann.

"Al inyectar este gel en la pared y volverla más gruesa, se reduce el estrés de la pared", comentó Mann. El objetivo es hacer que el corazón vuelva a una forma más saludable.

El estudio

Para el estudio, se inyectó el gel a 35 pacientes con insuficiencia cardiaca avanzada, y 38 pacientes recibieron la terapia médica estándar. El procedimiento puede realizarse cuando el corazón está latiendo y no requiere circulación extracorpórea.

El implante de un promedio de 15 gotas de gel en la pared cardiaca de cada paciente duró unos 80 minutos. Los pacientes pasaron unos dos días en cuidados intensivos recuperándose de la intervención, dijo Mann.

Durante el año posterior, los niveles de oxígeno en la sangre aumentaron constantemente en los pacientes con el implante del gel, mientras que los del grupo de control se redujeron, informaron los investigadores.

Los pacientes tratados con Algisyl tenían casi 32 veces más probabilidades de experimentar una mejora significativa en su capacidad funcional que los del grupo de control, hallaron los investigadores.

¿Más riesgo?

Con todo, hubo más pacientes fallecidos en el grupo del implante que en el de control. Se produjeron 4 fallecimientos (un 11 por ciento) en el grupo de control, frente a 9 (el 22.5 por ciento) en el grupo de Algisyl.

Aunque las tasas de mortalidad son preocupantes, Mann y otros expertos afirmaron que es difícil evaluar las tasas de mortalidad en ensayos de pequeña escala. El ensayo aprobado por la FDA, de mayor tamaño, aportará una panorámica más clara de los riesgos asociados con los implantes del gel, dijo.

Mann comentó que los investigadores también están estudiando mejoras en el procedimiento, principalmente intentando el implante mediante un catéter. En la actualidad, el proceso requiere una abertura en el pecho para inyectar el gel.

"En este momento es un procedimiento bastante invasivo, y sería mucho más conveniente para todos si se pudiera realizar mediante la endoscopia".

Los hallazgos se publicaron en la revista European Journal of Heart Failure. Puede leer un resumen aquí.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 5 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales