Hay muchos infartos sin síntomas

Son eventos que pasan desapercibidos, pero lo suficientemente graves como para dejar cicatrices en el corazón.

Hay que cambiar el estilo de vida en lo tocante a fumar, sedentarismo, sobrepeso, colesterol e hipertensión

Se pueden prevenir. Sabemos cuáles son los factores de riesgo de las enfermedades cardiacas y, hasta cierto punto se pueden controlar, así que este hallazgo avala la idea de que la identificación y la gestión tempranas de dichos factores son fundamentales.

El estudio fue liderado por el Dr. David Bluemke, del Instituto Nacional de Imágenes Biomédicas y Bioingeniería de EE. UU. Su equipo observó los escáneres cardiacos de más de 1.800 personas de 45 a 84 años de edad, de varios grupos étnicos, que no sufrían ninguna enfermedad cardiaca cuando se inscribieron en el estudio entre 2000 y 2002.

Diez años más tarde, todos los pacientes se sometieron a resonancias magnéticas para evaluar su salud cardiaca. En ese momento, su edad promedio era de 68 años.

Los escáneres revelaron que casi un 8 por ciento de los participantes tenían cicatrices provocadas por un ataque cardiaco, de las cuales un 78 por ciento no se habían detectado antes.

Los hombres eran mucho más propensos que las mujeres a presentar ese tipo de cicatriz: casi un 13 frente a un 2.5 por ciento, respectivamente. Otros factores asociados con un riesgo más alto de cicatrices cardiacas incluían fumar, el sobrepeso, niveles más altos de depósitos de calcio (vinculados a la arterioesclerosis), y el uso de antihipertensivos al inicio del estudio.

Los investigadores enfatizaron que "aún está por definirse" una determinación del impacto en la salud de esos ataques silenciosos. Pero apuntaron que el 70 por ciento de los pacientes muertos por ataque cardiaco repentino muestran este tipo de cicatrices previas en el corazón.

No siempre un electrocardiograma los detecta, parece ser. Esto significa que cambiar el estilo de vida –en lo referente al tabaquismo, sedentarismo, sobrepeso, colesterol elevado e hipertensión– son "necesarios a pesar de la reconfirmación de tener un ECG normal en el consultorio del médico".

El estudio se publicó en la revista Journal of the American Medical Association. Puede verlo aquí.


¿Le ha parecido interesante?

5 votos, media: 4.40 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales