Un estudio sugiere que lo malo son los hidratos, no las grasas

El estudio podría suponer una auténtica revolución en la nutrición.

Un estudio a gran escala, llevado a cabo en 18 países diferentes, podría suponer una auténtica revolución en la nutrición. Sugiere –nada menos– que el riesgo de muerte prematura es mayor entre los consumidores de carbohidratos (sobre todo los refinados y procesados) que entre los que consumen más grasas.

Según la investigación, quienes siguen dietas con ingestas altas de grasa (más o menos un 35 por ciento de la dieta) tienen un riesgo de muerte prematura un 23 por ciento menor y un riesgo de ictus (o accidente cerebrovascular) un 18 por ciento más bajo, en comparación con quienes menos grasa comen, señaló la autora líder, Dra. Mahshid Dehghan, de la Universidad de McMaster, en Ontario.

Artículo Relacionado
7 carencias nutricionales muy habituales

Este artículo enumera 7 carencias de nutrientes que son hasta increíblemente comunes.

En el estudio, los investigadores comprobaron igualmente que una ingesta muy baja de grasas saturadas (de menos del 3 por ciento de la dieta) va asociada a un riesgo más alto de muerte, en comparación con las dietas que contienen hasta un 13 por ciento diario.

Paralelamente, las dietas ricas en carbohidratos (un promedio del 77 por ciento) se asociaron con un aumento del 28 por ciento en el riesgo de muerte, frente a las dietas bajas en carbohidratos, señaló Dehghan.

"El estudio mostró que, al contrario de lo que popularmente se cree, un mayor consumo de grasas en la dieta se asocia con un riesgo más bajo de morir", dijo Dehghan.

Artículo Relacionado
Que quede claro: Es mejor suprimir las grasas saturadas

NetDoctor rectifica informaciones pasadas

La investigación también encontró que la fruta, las verduras y las legumbres pueden reducir el riesgo de morir de forma prematura. Pero tres o cuatro porciones al día parecieron ser suficiente. Las porciones adicionales no parecieron ofrecer un mayor beneficio.

¿Esto qué significa?

Pues, por ejemplo, que comerse una hamburguesa con queso no es malo, y añadir lechuga y tomate sigue siendo bueno, pero el exceso de pan blanco del “bollo” de la hamburguesa podría aumentar su riesgo de morir de forma prematura.

"El estudio no mostró evidencia de que bajar del 10 por ciento de la dieta a base de grasa saturada sea beneficioso, y reducir la ingesta de grasa por debajo del 7 por ciento podría incluso resultar nocivo. Cantidades moderadas, sobre todo acompañadas de una ingesta más baja de carbohidratos, probablemente sea lo óptimo", planteó Dehghan.

Publicidad

Artículo Relacionado
Los consejos nutricionales que deben ignorarse

El análisis y las acotaciones de una nutricionista

Controversia

No todo el mundo se muestra conforme y preparado para descartar las directrices dietéticas actuales, como era de esperar.

El Dr. Christopher Ramsden, investigador en el Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU., por ejemplo, afirmó que "se necesita mucha más información. Hicieron un gran trabajo y obtendrán mucha más información durante años, pero es difícil en este momento convertirlo en recomendaciones sobre la comida", comentó.

Con lo que se mostróRamsden de acuerdo es en que "realmente son necesarios ensayos aleatorios controlados bien diseñados para responder a algunas de esas preguntas".

Otra crítica provino de la Dra. Bethany O'Dea, nutricionista cardiotorácica del Hospital Lenox Hill, en Nueva York. “Los investigadores anotaron que su estudio no observó los tipos específicos de alimentos de los cuales se derivaban los nutrientes, lo que constituye un fallo importante desde un punto de vista de la nutrición".

"Por ejemplo, comer un carbohidrato saludable como una manzana tiene una nutrición más densa, y es mejor que comerse una bolsa de patatas fritas", dijo. "Tampoco se tomaron en cuenta las grasas trans, y respecto a esto sí que hay mucha evidencia, en el sentido de su carácter nocivo y malsano, y de que contribuyen a la enfermedad cardiovascular", apuntó.

Artículo Relacionado
Nutrientes básicos

La clave es guardar el deseable equilibrio entre los tres grandes grupos de nutrientes.

Las directrices actuales…

Los alimentos contienen tres macronutrientes principales, esenciales para la vida: grasas, carbohidratos y proteínas. Los porcentajes óptimos de cada uno que se debe comer han sido tema de debate durante décadas, y a lo largo del tiempo el péndulo ha cambiado de las dietas bajas en grasas a las dietas bajas en carbohidratos.

Las directrices globales actuales recomiendan que las calorías diarias procedan en un 50 - 65 por ciento de los carbohidratos, y en menos de un 10 por ciento de las grasas saturadas, dijeron los investigadores.

Para el estudio, Dehghan y sus colaboradores siguieron la dieta y la salud de más de 135.000 personas, de entre 35 y 70 años, de 18 países de todo el mundo, para obtener una perspectiva global sobre los efectos de la dieta en la salud. Se presentó en Barcelona en agosto de 2017, en la reunión anual de la European Society of Cardiology. Se publicó en la revista The Lancet.

Y ¿ahora qué..?

Mientras los expertos se ponen de acuerdo, ¿qué hay que comer?

O'Dea se pronunció diciendo que "la dieta debe consistir en carbohidratos saludables, proteína magra, y bastantes frutas y verduras. Conviene evitar los alimentos procesados que contengan grasas trans y saturadas; y elegir fuentes de carbohidratos saludables".

Confiemos en que todo esto se aclare pronto.

Artículo Relacionado
6 reglas básicas para comer sano y bien

Al margen de modas, bulos, dimes y diretes...

Publicidad


¿Le ha parecido interesante?

4 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales