El estímulo mental es un factor clave en la prevención de demencias

Ordenadores, manualidades, actividad social y juegos parecen mejorar la salud cerebral, según un estudio.

Se confirma lo que la ciencia viene diciendo últimamente: una mente ocupada parece librarse de las demencias en mucha mayor medida que las mentes ociosas.

Según el estudio, las actividades estimulantes mentalmente retrasan el envejecimiento, con independencia de que exista o no predisposición genética a la temible enfermedad de Alzheimer o a cualquier otra demencia.

Artículo Relacionado
7 cosas que hacer para proteger de la edad al cerebro

Unos pocos cambios de estilo de vida pueden lograr una mejor salud mental.

El estudio, de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota, se centró en las actividades más habituales: el uso del ordenador, los trabajos manuales, la actividad social y los juegos. Las personas de más de 70 años que en su diario ejercían cualquiera de ellas vieron reducido el riesgo de declive mental asociado a la edad.

La investigación se publicó en la revista Journal of the American Medical Association

Artículo Relacionado
Algunos mayores con las placas cerebrales del Alzheimer conservan la memoria

Un nuevo estudio plantea la posibilidad de que exista algo que les protege el cerebro

Publicidad

"Ese tipo de actividad estimulante reduce el riesgo de desarrollar un deterioro cognitivo leve", afirmó el autor del estudio, Dr. Ronald Petersen, director del Centro de Investigación sobre la Enfermedad de Alzheimer de la clínica.

Los beneficios de la estimulación mental ayudaron incluso a los portadores de la apolipoproteína E (APOE) E4, un factor de riesgo genético de demencia y Alzheimer.

Para el estudio, los investigadores siguieron a más de 1.900 hombres y mujeres mentalmente sanos durante un promedio de cuatro años. Su edad promedio al inicio del estudio era de 77 años.

Artículo Relacionado
El Alzheimer empeora el doble de rápido en las mujeres

Importantes diferencias entre sexos en la progresión del deterioro cognitivo leve

En esos cuatro años, más de 450 de los participantes desarrollaron un deterioro cognitivo leve, definido como un declive leve, pero apreciable, de la memoria y las habilidades de pensamiento y que podría ser el primer paso en el desarrollo de algún tipo de demencia.

El estudio no prueba relación causal, pero los que participaban con regularidad en ciertas actividades de estimulación de la mente tuvieron un riesgo más bajo de problemas de memoria y pensamiento. A título de ejemplos, el porcentaje de disminución del riesgo por actividad fue:

  • Un 30 por ciento en los usuarios de ordenadores
  • Un 28 por ciento en quienes hacían trabajos manuales
  • Un 23 por ciento en los participantes en actividades sociales
  • Un 22 por ciento en los participantes en diversos tipos de juegos.

El estudio mostró que los participantes en esas actividades al menos una o dos veces por semana presentaban un menor declive de la memoria y de las habilidades de pensamiento que quienes participaban en ellas dos/tres veces al mes, o menos, anotó el autor principal, Dr. Yonas Geda, en un comunicado de prensa de la clínica. Leer con regularidad no pareció ofrecer los mismos beneficios de pensamiento y memoria.

“Los crucigramas y los sudokus probablemente también sean un buen ejercicio cerebral”, dijo Petersen, “aun si pretender con ello promocionarlos”, concluyó.


¿Le ha parecido interesante?

5 votos, media: 4.40 sobre 5

Comparta en Redes Sociales