Ensayos médicos: Las farmacéuticas invierten cada vez más y el Estado, cada vez menos

Se ha producido un aumento en el número de ensayos clínicos de tratamientos médicos financiados por la industria y un descenso significativo en los financiados por el gobierno estadounidense en los últimos años, según un nuevo estudio.

Los ensayos financiados por el sector público no tienen más objetivos que los puramente científicos

El número de nuevos ensayos registrados financiados por la industria aumentó de casi 4.600 en 2006 a 6.550 en 2014, un incremento del 43 por ciento. El incremento contrasta con el de los ensayos a cargo de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU., que cayeron de 1.400 a alrededor de 1.050, un descenso del 24 por ciento, señalaron los investigadores.

"Resulta preocupante que el número de ensayos independientes es cada vez menor, lo que significa que disponemos de menos datos de calidad sobre la salud pública no influidos por intereses comerciales", dijo el Dr. Stephan Ehrhardt, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore, en un comunicado de prensa de la Universidad. Puede leer el comunicado aquí.

¿Intereses vs. salud pública?

"Una farmacéutica que hace un ensayo sobre un nuevo producto, que cuesta millones de dólares, tiene en mente la comercialización y rentabilidad del fármaco. Puede resultar difícil ser completamente objetivo, porque hay mucho en juego", dijo Ehrhardt.

"En cambio, un ensayo financiado por el gobierno en el que se comparan dos tratamientos no tiene más objetivos que los puramente científicos. No hay ningún interés económico particular en el resultado", dijo.

Afirmó que los expertos deben discutir el mejor modo de invertir los presupuestos para la investigación en salud.

"¿Cuál es el mejor enfoque para la salud pública? Probablemente son ensayos clínicos como puede ser el estudio de si una dieta con poca sal reduce la presión arterial, que cambió muchos hábitos alimenticios y ayudó a muchos a reducir la hipertensión. La industria nunca haría eso. No tienen ningún interés en la dieta con poca sal, no se gana dinero con ello", concluyó.

El estudio se publicó en revista Journal of the American Medical Association (JAMA). Puede leer un resumen aquí.


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales