En realidad, correr podría ser bueno para las rodillas

La creencia generalizada es que correr es nocivo para las rodillas. Eso nos han dicho siempre, y quien más quien menos, evitábamos correr… Siempre cabía aducir esa excusa.

Piernas de corredores en acción

Siempre se creyó que las rodillas sufrían al correr

Bueno, pues ahora un nuevo estudio deja a los perezosos sin defensa, pues sugiere que, en realidad, correr podría ser lo contrario, o sea, bueno para dichas articulaciones. Al menos eso es lo que dice una nueva investigación, llevada a cabo en la Thomas Jefferson University, en los Estados Unidos, y publicada en The Journal of Bone and Joint Surgery.

Esta sorprendente noticia es el resultado de la investigación realizada durante 20 años con casi 700 corredores de largas distancias, en 31 diferentes países. Los resultados indican que correr largas distancias en realidad podría ser beneficioso.

Los autores investigaron la prevalencia de artritis y de dolor articular (en rodillas y caderas) entre los corredores, comparando ambos factores con los de la población general, y encontraron que la prevalencia del trastorno era significativamente menor entre los corredores: menos del 9% de ellos sufrían artritis, en comparación con el 18% de los no corredores.

Artículo Relacionado
Artritis

Lee aquí sobre este trastorno, muy común, de la articulaciones

Esto parce contradecir lo que los científicos han asumido desde hace décadas, esto es, que correr ejerce excesiva presión en las articulaciones, causando daños en las caderas y principalmente en las rodillas.

El estudio enfatiza en el hecho de que, si el corredor no tenía antecedentes de problemas en las rodillas, no se encontró asociación alguna entre correr largas distancias y dolor articular.

Resulta asimismo interesante el hallazgo de que cuantas más maratones habían completado los participantes, menor era la probabilidad de que experimentaran dolores, aunque, precisaron los investigadores, esto podía deberse al hecho de que, si sentían dolor, dejaban de correr.

Artículo Relacionado
Andar, también bueno para la artritis

Un estudio vincula dar 6.000 pasos diarios con una mejor movilidad

Los autores añadieron que si no ha sufrido ninguna intervención quirúrgica en la rodilla y la alineación de las piernas es correcta, podría correr el resto de su vida, siempre que no haya síntomas.

El estudio concluye recomendando que, en cualquier caso, si alguien decide ponerse a correr, la sugerencia es empezar con distancias cortas y alargarlas progresivamente.

Publicidad

.

¿Le ha parecido interesante?

5 votos, media: 2 sobre 5

Comparta en Redes Sociales