Empujar durante el parto

Empujar durante el parto

Una práctica muy extendida en las sociedades occidentales, aunque de origen oscuro, es enseñar a las mujeres a empujar durante la segunda fase del parto.

En resumen

Empujar durante el parto lo acorta un poco, pero no ofrece más ventajas, según este estudio

    Los autores de este estudio (Un ensayo clínico aleatorio de entrenamiento materno para empujar frente a mujeres sin ese entrenamiento durante la segunda fase del parto) se propusieron como objetivo comparar los resultados obstétricos asociados con enseñar a las mujeres a empujar frente a no enseñarles esta práctica durante la segunda fase del parto.

    Se constituyeron dos grupos de mujeres embarazadas: unas matronas instruyeron a la mitad de ellas para que empujaran con la glotis cerrada cuando sintieran una contracción uterina. El otro grupo estuvo formado por la otra mitad de embarazadas a las que no se les dieron esas instrucciones.

    Los resultados mostraron que la segunda fase del parto se redujo aproximadamente unos 13 minutos en el grupo de mujeres que recibieron instrucciones para empujar. No se observaron otros resultados inmediatos maternos o neonatales clínicamente significativos, salvo que la incidencia de líquido amniótico teñido de meconio (una posible manifestación de sufrimiento fetal) fue casi dos veces mayor en el grupo de mujeres que empujaba aunque la mayoría de los casos fueron diagnosticados antes de la segunda fase del parto y no se asoció con consecuencias negativas para el niño.

    Los autores concluyen que aunque se asoció con un ligero acortamiento de la segunda fase del parto, empujar durante el parto no ofrece otras ventajas y si no se hiciera no pasaría nada.

    ¡Basta ya de indicar a las mujeres que empujen durante el parto! ¿Para cuándo la anestesia epidural en todos los partos?

    A randomized trial of coached versus uncoached maternal pushing during the second stage of labor. Steven L Bloom, Brian M Casey, Joseph I Schaffer, Donald D McIntire, Kenneth J Leveno. Am. J. Obst. Gynecol. 2006: doi: 10.1016/j.ajog.2005.06.022.
    .

    ¿Le ha parecido interesante?

    Comparta en Redes Sociales