El cacao puede bajar la tensión

El Tai Chi aumenta las defensas frente al herpes zoster

A los pacientes hipertensos les recomendamos que consuman abundantes verduras y frutas como parte del tratamiento dietético, no farmacológico. Al menos parte de la reducción de la presión arterial y del descenso del riesgo cardiovascular ha sido atribuido a unas sustancias llamadas polifenoles (flavonoides) presentes en esas frutas y verduras. El té y el cacao son dos productos ricos en polifenoles. Sin embargo, no son recomendados en las dietas cardioprotectoras o antihipertensivas y a pesar de que ambas se han asociado con menores incidencias de accidentes cardiovasculares. Un estudio reciente sugiere considerables efectos hipotensores y cardioprotectores del cacao.

Los autores de este estudio plantearon un meta-análisis prospectivo, es decir, un estudio de los ensayos clínicos publicados sobre el tema, para evaluar cuantitativamente el efecto del consumo del cacao o del té verde o negro sobre la presión arterial.

Este estudio

Sugiere que el consumo de cacao favorece una tensión arterial adecuada, y que no es el caso el té.

    Los investigadores analizaron 10 grandes estudios sobre el efecto de los productos de cacao o té verde o negro sobre la presión arterial publicados en los últimos 40 años, y encontraron que en los pacientes que consumieron cacao, la presión arterial media, tanto sistólica como diastólica, se redujo 4.7 y 2.8 mm Hg respectivamente, en comparación con los pacientes que no los habían consumido. Por otra parte, observaron que el consumo de té no tuvo efectos significativos sobre la presión arterial.

    Los autores concluyen que el consumo de alimentos ricos en cacao puede reducir la presión arterial mientras que el consumo de té parece no tener el mismo efecto.

    Los golosos están de suerte porque su presión arterial puede reducirse tomando cacao, pero ¡ojo con el azúcar!

    Augmenting inmune responses to varicella zoster virus in older adults: a randomized, controlled trial of Tai Chi. . Michael R Irwin, Richard Olmstead, Michael N Oxman. Journal of the American Geriatrics Society 2007; 55: 511-517
    .

    ¿Le ha parecido interesante?

    Comparta en Redes Sociales