Ejercicio y tensión

El ejercicio físico ayuda a controlar la presión arterial de los ancianos

Una investigación llevada a cabo en los EEUU para evaluar el efecto del ejercicio físico en ancianos sobre la presión arterial, publicada recientemente en la revista Archives of Internal Medicine concluye que un programa de 6 meses de duración de entrenamiento aeróbico y de resistencia redujo más la presión arterial diastólica (la baja) pero no la sistólica (la alta) en ancianos con hipertensión arterial ligera que en pacientes que no tenían la tensión alta.

Los investigadores sugieren que los ancianos pueden tener dificultades en reducir la presión arterial alta (sistólica) debido a la rigidez y envejecimiento de sus grandes arterias, como la aorta. Otro hallazgo interesante de este estudio fue que la composición corporal, sobre todo el porcentaje de grasa corporal, puede verse mejorado con el ejercicio y que esa mejoría se asoció con reducciones en la presión arterial baja (diastólica) y podría ser una vía que explicara cómo el entrenamiento físico mejora la salud cardiovascular de los ancianos.

Effect of exercise on Blood Pressure in Older Persons. A randomized controlled trial.Kerry J. Stewart, Anita C. Bacher; Catherine L. Turner; Jerome L. Fleg et al.Arch. Inter. Med. 2005; 165: 756-762

En la misma línea, otro estudio publicado recientemente en la revista Preventive Medicine evaluó las características más comunes de los ancianos que realizan actividad física de forma regular y analizó las dificultades que pueden presentar estas personas para desarrollar su actividad física.

La mitad de las personas estudiadas realizaba actividad física de forma regular, demostrándose que factores como el sexo masculino, menor edad, independencia para viajar, mejor capacidad funcional, consumir frutas y verduras de forma regular, entre otros, se asoció positivamente con la práctica de ejercicio físico. Por el contrario, el hecho de padecer determinados problemas de salud, como artrosis, enfermedades del corazón o lumbago, limitaba de forma importante dicha actividad física. Los autores concluyen recomendando un estilo de vida lo más saludable posible que incluya la práctica de ejercicio físico de forma regular.

Factors associated with physical activity among older people-a population-based home study. Lim K, Ec B, Stat MA, Taylor L. Prev. Med.2005; 40: 33-40
.

¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales