El ejercicio reduce el apetito en las mujeres

Las participantes no comieron más para 'compensar' las calorías quemadas, independientemente de su peso.

El ejercicio reduce la motivación de comer de las personas, según un pequeño estudio reciente. Los resultados mostraron que apenas 45 minutos de caminata a paso vivo reducen la respuesta cerebral a la comida, con independencia del peso de la persona. El estudio, que no hace referencia a los hombres, aparece en la revista Medicine and Science in Sports and Exercise.

Las mujeres mostraron menos interés en la comida tras el ejercicio

"Este estudio evidencia que el ejercicio no solo afecta el gasto energético, sino que también podría afectar la forma en que las personas responden a las señales alimentarias", anunció el profesor James LeCheminant en un comunicado de prensa de la Universidad de Brigham Young, en Provo, estado de Utah (EE.UU)..

Con y sin ejercicio

Los investigadores, liderados por el Dr. Bliss Hanlon, de dicha Universidad, midieron la actividad cerebral de 18 mujeres de peso normal y 17 mujeres obesas mientras observaban 120 fotografías de comida. También se les hizo observar 120 fotografías de flores a efectos comparativos.

Los controles neurológicos se realizaron en dos ocasiones. La primera se llevó a cabo una hora después de que las mujeres caminaran a paso vivo en una cinta durante 45 minutos. Una semana más tarde, los investigadores midieron la actividad cerebral de las mujeres una mañana en que no hicieron ejercicio.

Las mujeres mostraron mucho menos interés en la comida tras el ejercicio, hallaron los investigadores. También anotaron que las mujeres no comieron más el día que hicieron ejercicio para "compensar" las calorías quemadas.

No está claro en quienes hacen regularmente ejercicio

"Deseábamos ver si la obesidad influía sobre la motivación alimentaria, pero no fue así", añadió LeCheminant. "Sin embargo, estuvo claro que la sesión de ejercicio tuvo que ver con la respuesta neural a las fotografías de comida".

El equipo concluyó con la necesidad de posteriores investigaciones para comprobar cuánto tiempo dura la reducción de la motivación por la comida tras una sesión de ejercicio, sobre todo si éste se realiza de forma constante.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales