Los efectos de la contaminación en la salud persisten decenas de años

La contaminación atmosférica puede aumentar el riesgo de muerte prematura décadas después, sugiere un ambicioso estudio sobre la polución.

La quema de combustibles fósiles, como carbón y petróleo, es causa primordial de la contaminación

"La contaminación atmosférica tiene unos efectos en la salud muy determinados, en lo que afecta al corazón y a la salud pulmonar”, señaló la directora del estudio, Dra. Anna Hansell, del Imperial College London, en un comunicado de prensa de la Universidad (puede leerlo aquí). "Nuestro estudio resulta innovador por cuanto efectúa un seguimiento de muy larga duración, mediante el uso de mediciones de la calidad del aire desde los años setenta". Los investigadores monitorizaron los niveles de contaminación atmosférica en áreas de Inglaterra y Gales durante casi 40 años. Estimaron los niveles de contaminación en 1971, 1981, 1991 y 2001.

Entre esos años, los investigadores midieron los niveles de contaminación por humo negro y dióxido de azufre. Ambos proceden principalmente de la quema de combustibles fósiles, como carbón y petróleo.

También se midió la presencia de micropartículas, tipo de contaminación que se asocia normalmente con las fuentes naturales, como la tierra y la sal marina, además de las actividades industriales y de construcción. Esas partículas minúsculas pueden llegar hasta la parte profunda de los pulmones, y quizá incluso ser lo suficientemente pequeñas como para entrar en el torrente sanguíneo, dijeron los investigadores.

Efectos en la salud

Los investigadores también siguieron el estado de salud de 368.000 personas que vivían en las áreas citadas. Las enfermedades pulmonares (como bronquitis, enfisema y neumonía) eran las que más probabilidades tenían de asociarse con la contaminación, al igual que la muerte por enfermedad cardiaca, reveló el estudio.

Los resultados del estudio mostraron que por cada unidad adicional de contaminación por metro cúbico de aire que las personas inhalaban en 1971, el riesgo de muerte entre 2002 y 2009 aumentó en un 2 por ciento. Dicho de otro modo, “un individuo que vivía en un área contaminada en 1971 tenía un riesgo un 14 por ciento más alto de fallecer entre 2002 y 2009 que alguien que había vivido en ambientes más sanos".

Con todo, Hansell dijo que una exposición más reciente a la contaminación atmosférica fue peor para la salud que una exposición más lejana. "Pero debemos investigar más sobre el modo en que la contaminación afecta a la salud a lo largo de toda la vida", señaló.

Y, concluyó Hansell, no deben olvidares otros factores de riesgo mucho más importantes –el estilo de vida– que incluyen fumar, el sedentarismo, el peso y problemas médicos, como la hipertensión.

El estudio se publicó en la revista Thorax. Puede leer un resumen aquí.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 5 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales