¿Dolor en el pecho o tos persistente? Puede ser asma

Todos sabemos que determinados problemas para respirar pueden ser un signo de asma. Pero pocos conocen que sufrir problemas para dormir o una tos persistente también pueden ser síntomas del problema de las vías respiratorias, muestra una nueva encuesta.

El hallazgo podría explicar el porqué de que muchos adultos asmáticos no sepan que lo son y, por consiguiente, no se sometan al tratamiento adecuado. En los Estados Unidos, se diagnostica anualmente asma a uno de cada 200 adultos, una enfermedad llamada asma de inicio en la edad adulta.

“Muchos adultos no presentan los síntomas habituales del asma o no tienen todos los síntomas", dijo el Dr. David Beuther, del National Jewish Health, en Denver, en un comunicado de prensa del hospital, especializado en neumología.

La encuesta se realizó a escala nacional e incluyó a más de 1.000 personas de al menos 18 años de edad. Se les preguntó sobre sobre los síntomas de asma.

La mayoría (el 89%) sabía que lo es la falta de aliento; y el 85% que también lo es la dificultad para respirar, según la encuesta. Pero menos del 65% sabía que una tos persistente podría revelar la enfermedad. Y apenas la mitad conocían que los problemas para dormir y dolor en el pecho también pueden hacer sospechar asma.

"No es raro que el asma no se presente como en los libros. En realidad es más habitual que lo que mucha gente cree. Para el paciente e incluso quizá para el médico de Atención Primaria, los síntomas aparentemente poco habituales en realidad son bastante comunes. Esta es la razón por la que con frecuencia es necesario acudir a un neumólogo para el correcto diagnóstico y posterior tratamiento, concluyó Beuther en el comunicado.


¿Le ha parecido interesante?

6 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales