Dieta y respiración en adolescentes

Los efectos de la dieta sobre la salud respiratoria han sido objeto de estudios de laboratorio, estudios epidemiológicos y ensayos clínicos. La ingestión de frutas, vitaminas C y E y beta carotenos se ha asociado de forma positiva con buenos parámetros respiratorios en adultos. De igual forma, la tos, los pitos en el pecho y el asma se han asociado en los adultos con una dieta pobre en frutas, hortalizas, antioxidantes y ácidos grasos omega 3.

¿Saber más?

Vea nuestra sección 'Endocrinología y Nutrición'

    Diversos estudios han evaluado los efectos de la dieta sobre la salud respiratoria de los niños, pero pocos se han centrado en los adolescentes. Los efectos protectores de las frutas, antioxidantes y otros micronutrientes pueden ser mediados primariamente en las células y líquidos de la mucosa del tracto respiratorio.

    Es bien conocido que la adolescencia es un periodo de rápido crecimiento físico y que los adolescentes muestran, a menudo, hábitos dietéticos poco saludables. Los micronutrientes, como los antioxidantes, ayudan al crecimiento y las defensas pulmonares; en consecuencia, una dieta inadecuada podría producir una alteración en la función pulmonar y aumentar los síntomas respiratorios.

    Los autores de este trabajo examinaron las asociaciones de una dieta pobre en frutas, hortalizas, vitaminas C y E, betacarotenos, retinol y ácidos grasos omega 3 con la función pulmonar y los síntomas respiratorios en una cohorte o grupo de adolescentes; el llamado estudio del pulmón del adolescente.

    Los investigadores evaluaron más de 12.000 estudiantes de institutos de 12 áreas de EE UU y Canadá y durante el curso de un año les preguntaron sobre sus dietas, sus problemas generales de salud y respiratorios y examinaron su función pulmonar.

    Los resultados mostraron que la mayoría de los adolescentes de este estudio presentaron deficiencias en el consumo de frutas, verduras y hortalizas, vitaminas y ácidos grasos omega 3, lo que se asoció con un alteración de la función pulmonar y un riesgo aumentado de presentar síntomas respiratorios, especialmente síntomas de bronquitis crónica y pitos o sibilancias (asma), entre los fumadores. Una ingestión baja de vitamina E se asoció con un aumento en el riesgo de asma.

    Los investigadores concluyen que una dieta pobre en nutrientes antioxidantes (derivados de las frutas, hortalizas y vitaminas) y ácidos grasos omega 3 (presentes en los pescados) puede incrementar la susceptibilidad de los adolescentes para sufrir tos crónica, flemas y bronquitis, especialmente entre los fumadores.

    Sugieren que tanto la dieta como el tabaco se asocian con los resultados respiratorios y que los fumadores, a menudo, consumen menos frutas y hortalizas de las aconsejables.

    Adolescentes: más dieta mediterránea y, por supuesto... ¡fuera el tabaco!

    Low dietary nutrient intakes and respiratory health in adolescents. Jane S Burns, Douglas W Dockery, Lucas M Neas, Joel Schwartz, Brent A Couli, Mark Raizenne, Frank E Speizer. Chest 2007; 132: 238-245.
    .

    ¿Le ha parecido interesante?

    Comparta en Redes Sociales