Compartir habitación con el bebé tiene riesgos

Las probabilidades de que el niño duerma menos y de muerte súbita son mayores, según un nuevo estudio.

Se debe sacar a los niños de la habitación de los padres a los 6 meses de edad, sugiere la nueva investigación.

"Cuanto más tiempo se deja al bebé en la misma habitación que los padres, peores son los resultados en términos de sueño", comentó el autor del estudio, el Dr. Ian Paul, de la Pennsylvania State University.

Artículo Relacionado
Bebés: siempre deben dormir boca arriba

Hasta no hace mucho se recomendaba colocarles boca abajo...

También hay un riesgo asociado y es que los bebés acaben durmiendo en la misma cama que la madre, lo que supone un riesgo más alto de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), señaló Paul.

La American Academy of Pediatrics actualizó en 2016 sus recomendaciones respecto a que los bebés duerman en la misma habitación que los padres. Se aconsejaban al menos 6 meses -e idealmente 12- en el mismo cuarto pero no en la misma cama. Las directrices anteriores habían recomendado mudar a los bebés a su propia habitación a los 6 meses.

Artículo Relacionado
Síndrome de muerte súbita en el lactante

Algunos estudios han puesto de manifiesto que los lactantes que duermen en la cama de sus padres tienen mayor riesgo de morir por esta causa.

Publicidad

"Pero la recomendación de “más de 6 meses” no se basó en datos objetivos, sino en la opinión de los expertos", dijo Paul. "Ello nos llevó a cuestionar dicha recomendación". Apuntó que los expertos del sueño hace mucho que defienden que tras los primeros meses "se debe llevar al bebé a su propia habitación para mejorar la calidad y duración de su sueño".

Para el nuevo estudio, los investigadores suministraron cuestionarios a 230 madres primerizas, con hijos de 4, 9, 12 y 30 meses de edad.

Artículo Relacionado
Los bebés que se vuelven a dormir solos duermen mejor

A los tres meses los padres confían en que ya se despierten menos

A los 9 meses, los bebés que dormían solos disfrutaban de 40 minutos más de sueño que los que compartían habitación con la madre. Y los que lo hacían a los 9 meses dormían 45 minutos más cuando tenían ya 30 meses, encontró el estudio.

Los bebés que compartían habitación a los 4 y a los 9 meses también tenían una probabilidad cuatro veces mayor de acabar durmiendo en la cama de los padres. "Eso es un factor de riesgo bien conocido y establecido de síndrome de muerte súbita", dijo Paul.

El estudio, publicado en la revista Pediatrics, no contempló el efecto de tener al bebé en la misma habitación sobre el sueño de los padres.


¿Le ha parecido interesante?

4 votos, media: 4 sobre 5

Comparta en Redes Sociales