Cómo sobrellevar el cambio de hora

La madrugada del sábado se adelanta una hora el reloj y nos roban graciosamente, ¡manda el vil metal!, una hora de sueño.

El cambio de horario provoca somnolencia y fatiga

El Dr. Yosef Krespi, director del Centro de Trastornos del Sueño del Hospital Lenox Hill, en Nueva York, publica en un comunicado de prensa algún consejo: hay varias cosas que se pueden hacer para afrontar esa hora de menos.

"Es bien sabido que un pequeño cambio en el tiempo puede tener un gran impacto sobre el reloj corporal y la salud, y que el cambio de horario provoca somnolencia y fatiga. En un individuo joven y sano, una diferencia de una hora no debe tener demasiada influencia", dijo, "pero cuanto más viejo, o más joven, se es, más significativo es el impacto. Los individuos con afecciones preexistentes del sueño, como insomnio o apnea del sueño, tendrán incluso más dificultades para ajustarse", señaló en el comunicado.

Más accidentes

Claro está que esto no se nos cuenta, pero las investigaciones también han hallado que los ataques cardiacos, los accidentes de tráfico y los accidentes en el lugar de trabajo aumentan justo después del cambio al horario de verano.

"Los impactos del horario de verano probablemente se relacionen con el ritmo circadiano interno del cuerpo, los ciclos moleculares que regulan en qué momento nos sentimos despiertos y en qué momento nos sentimos somnolientos", explicó Krespi.

"La luz dicta cuánta melatonina, una hormona que induce el sueño, producen nuestros cuerpos. Las transiciones asociadas con el inicio y el final del horario de verano perturban los patrones de sueño y, en cualquier momento en que perdamos sueño, eso puede resultar en una reducción del rendimiento, la concentración y la memoria", señaló.

Algunos consejos

Krespi ofreció las siguientes sugerencias:

  • Si puede, pase al menos una hora al aire libre el domingo para ayudar al reloj corporal a ajustarse al cambio horario. Asegúrese de seguir unos buenos hábitos de sueño, lo que incluye limitar comer mucho, evitar la cafeína y el alcohol, y no realizar ninguna tarea compleja (como el uso de un ordenador) durante al menos una hora antes de irse a la cama.
  • En lo tocante a los niños, reduzca las siestas de los bebés y los niños pequeños más o menos un tercio durante el fin de semana, para prepararles para irse a la cama a una hora que de lo contrario quizá parezca demasiado temprana. Si los niños pequeños se van a la cama tarde debido al cambio horario, permítales dormir lo normal por la mañana.
  • Si puede, salga con sus hijos una hora el domingo para ayudar a que sus relojes corporales se adelanten
.

¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales