Cáncer de mama y ejercicio

Las mujeres con cáncer de mama pueden beneficiarse de la práctica de ejercicio físico

La actividad física tras el diagnóstico de cáncer de mama se ha relacionado de forma estrecha con una mejoría en la calidad de vida. Actualmente tenemos razones para pensar que la actividad física podría aumentar la supervivencia en mujeres con cáncer de mama. También se ha visto que, de alguna forma, puede proteger a las mujeres para que no desarrollen dicho cáncer. Y esto se cree que es debido a que las mujeres que mantienen cierto grado de actividad física producen menores niveles de hormonas ováricas circulantes.

En resumen

Este estudio concluye que la actividad física tras el diagnóstico de cáncer de mama puede reducir el riesgo de muerte por esta enfermedad

    La revista JAMA ha publicado recientemente un artículo titulado Actividad física y supervivencia tras el diagnóstico de cáncer de mama en el que sus autores lanzan la hipótesis de que la actividad física tras el diagnóstico de cáncer de mama podría asociarse con una mayor supervivencia. Su objetivo fue determinar si la actividad física entre mujeres con cáncer de mama disminuye su riesgo de muerte por este tipo de tumor en comparación con mujeres sedentarias.

    Encontraron que cualquier categoría de actividad física -mayor que la de referencia de caminar más de una hora a la semana- se asociaba con un riesgo disminuido de resultado adverso de cáncer de mama. Estas mujeres tuvieron mejor supervivencia en comparación con aquellas con menor o ninguna actividad física. Y concluyen en su estudio que la actividad física tras el diagnóstico de cáncer de mama puede reducir el riesgo de muerte por esta enfermedad. El mayor beneficio se obtuvo en mujeres que realizaron el equivalente a caminar entre 3 y 5 horas a la semana a una velocidad media, es decir, a unos 5 kilómetros por hora. Se observó que las mujeres con tumores de mama dependientes de las hormonas obtuvieron los mayores beneficios, lo que sugiere un posible mecanismo hormonal para la mejor supervivencia entre mujeres físicamente activas.

    A partir de ahora parece que tendremos que aconsejar a nuestras pacientes con cáncer de mama que se pongan las zapatillas deportivas y salgan a caminar un buen trecho todos los días.

    Physical activity and survival after breast cancer diagnosisMichelle D. Colmes; Wendy Y. Chen; Diane Feskanich; Candyce H. Kroenke; Graham A. Colditz.JAMA2005; 293: 2479-2486
    .

    ¿Le ha parecido interesante?

    Comparta en Redes Sociales