Los beneficios de las vacaciones duran al menos un mes, tras la vuelta

Y una actividad concreta parece ser de especial ayuda..

Además del disfrute, de los recuerdos y de las pilas cargadas, su escapada veraniega puede haberle reportado beneficios impensables. Los científicos afirman que los beneficios mentales y físicos son muchos, y que, además, duran hasta un mes después de las vacaciones.

Es la primera investigación que muestra que las vacaciones provocan un cambio en la función genética. Los autores, de las universidades de Harvard y California, pusieron de manifiesto que apenas seis días fuera desencadenan cambios genéticos que limitan el estrés, potencian el sistema inmune y bajan el nivel de determinadas proteínas asociadas a las demencias.

Los efectos se hacen notar, afirman, hasta 30 días después de la vuelta. También afirman que las vacaciones con tiempo para la meditación tienen beneficios adicionales.

El equipo recogió muestras de sangre y sometió a los participantes a cuestionarios sobre el bienestar antes, inmediatamente después, un mes después y diez meses más tarde de sus vacaciones. Se comparó la actividad de 20.000 genes y determinaron que todos los grupos mostraban cambios significativos en las pautas de redes moleculares, particularmente las relacionadas con el estrés y la inmunidad.

Con todo, antes de precipitarse a reservar sus próximas vacaciones, cabe hacer notar que el estudio, publicado en la revista Translational Psychiatry incluyó solo a 94 mujeres de entre 30 y 60 años que se apuntaron a un curso de meditación, en un retiro. A la mitad de ellas se les incluyó en un programa con ejercicios de yoga y de meditación, mientras que la otra mitad se relajaba a su aire. Este estudio tiene por tanto sus limitaciones a la hora de extrapolar las conclusiones a otros tipos de vacaciones, tipos de destinos diferentes, duración y segmentos de población.

Pero lo que sí demuestra el estudio es el poder de la meditación. Los dos grupos daban muestras patentes de mejora de la salud mental tras las vacaciones, pero los participantes en el programa de meditación tenían menos síntomas de depresión y menos estrés, incluso 10 meses más tarde.

“Basándonos en los resultados, los beneficios de la meditación van más allá de lo estrictamente mental; produce un cambio claro y cuantificable en el funcionamiento del cuerpo. La meditación es una manera efectiva de restaurar el sistema inmune y de lidiar con el estrés diario. Asimismo, todo hace pensar que debe propiciar un envejecimiento más sano. Sus efectos parecen duraderos y la única duda es si se deben a su práctica continuada o a los cambios logrados en la percepción de la propia vida”, concluyó el Dr. Rudolph Tanzi, de la Universidad de Harvard.


¿Le ha parecido interesante?

3 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales