Los bajitos tienen alguna ventaja médica

Los bajos de estatura tienen al menos una ventaja: un riesgo menor de sufrir tormboembolismos venosos, o coágulos en las venas. Eso dice el nuevo estudio.

Esos trombos por lo general aparecen en las piernas, pero pueden desplazarse por el torrente sanguíneo y llegar a órganos vitales, como el corazón (accidente cardiovascular) o el cerebro (ictus, o accidente cerebrovascular).

Una situación que resulta proclive a las trombosis venosas profundas se vino a llamar “síndrome de la clase turista”, y se produce al estar sentado mucho tiempo seguido, por ejemplo en un avión durante un vuelo transoceánico.

Artículo Relacionado
Trombosis coronaria

Es el desarrollo de un coágulo de sangre en alguna de las arterias coronarias, que riegan el corazón

¿Por qué esta ventaja en las personas bajas de estatura? “Acaso simplemente porque los más altos tienen venas más largas y por tanto ‘más sitio’ para producirse problemas”, conjeturó el Dr. Bengt Zoller, la Universidad de Lund en, Malmo, Suecia, y autor principal del estudio. "Hay más presión gravitatoria en las venas de las piernas de los más altos, lo que puede aumentar el riesgo de que el flujo sanguíneo se ralentice o se pare temporalmente", añadió.

El nuevo estudio no prueba causalidad, pero la Dra. Maja Zaric, cardióloga en el Hospital Lenox Hill, en Nueva York, dijo que otras investigaciones recientes también han sugerido conexión entre la estatura y los coágulos en las venas.

"No hay gran cosa que hacer respecto a la estatura, por lo que vale la pena pensar en alguna medida preventiva para proteger a los más altos frente a esos coágulos; por ejemplo, usar medias de compresión gradual, así como evitar la deshidratación y moverse durante los 'periodos de riesgo' (como permanecer sentado mucho tiempo) podría ayudar a prevenir el problema”..

Artículo Relacionado
Arteriopatía de miembros inferiores

El depósito de colesterol y de calcio en la pared de la arteria la vuelven rígida y con menos calibre para que pase la sangre.

En el nuevo estudio, publicado en la revista Circulation: Cardiovascular Genetics, participaron más de 2,6 millones de personas en Suecia: soldados varones a cuya salud se dio seguimiento desde los años cincuenta a los noventa, y mujeres recién embarazadas a quienes se siguió de 1969 a 2010.

Todo el grupo estaba conformado por pares de hermanos, para descartar cualquier factor genético o ambiental, aclaran los investigadores.

El equipo de Zoller encontró que los hombres más bajos de 1,60 metros tenían un 65 por ciento menos de probabilidades que los hombres de 1,88 metros o más altos de desarrollar uno de esos coágulos.

El riesgo se redujo un 69 por ciento en las mujeres más bajas de 1,55 metros, en su primer embarazo, en comparación con las mujeres de 1,83 metros o más de estatura, reportaron.

Artículo Relacionado
Trombosis: prevención. Tratamiento antiagregante y anticoagulante

Es la obstrucción de una vena o una arteria por un trombo, que es una especie de tapón formado por células y sangre coagulada.

Publicidad


¿Le ha parecido interesante?

3 votos, media: 3.67 sobre 5

Comparta en Redes Sociales