Desde 1996, gran incremento del uso de TAC, Resonancia Magnética y PET

El número de escáneres diagnósticos avanzados, como la Tomografía Axial Computerizada (TAC) y la Resonancia Magnética (RM), registra un fuerte incremento desde 1996, con el consiguiente aumento de la radiación recibida por los pacientes.

El uso de la resonancia ha aumentado un 10% en 15 años

Este es el resultado de un análisis reciente de los expedientes médicos de millones de estadounidenses en las organizaciones HMO (Health Maintenence Organizations, u Organizaciones de Mantenimiento de Salud, empresas privadas a modo de aseguradoras de salud).

Los riesgos no están claros aún

No está claro qué riesgo adicional plantea esa radiación, ni se sabe en qué medida han contribuido a diagnósticos más exactos y por tanto a tratamientos más adecuados de las enfermedades. Pero la investigación actual plantea preguntas sobre el abuso de los escáneres, señaló la autora líder del estudio, la Dra. Rebecca Smith-Bindman, profesora de la Universidad de California, en San Francisco.

¿Saber más?

Vea nuestra sección Pruebas diagnósticas y encontrará las descripciones, uso y riesgos de las más frecuentes.

    "Gastamos unos cien mil millones de dólares al año en imágenes médicas, y debemos invertir en investigación para averiguar la mejor forma de gastar ese dinero, así como cuándo usar más imágenes, y cuándo menos", planteó. "El impacto sobre los resultados de salud debe ser lo que impulse estas decisiones, en lugar del hecho de que una nueva prueba simplemente está más disponible y que estemos enamorados de las imágenes".

    Millones de casos investigados

    Los investigadores estudiaron millones de casos de seis grandes HMO en el periodo de 1996 a 2010. Se efectuó un seguimiento anual a entre uno y dos millones de pacientes.

    Según el estudio, publicado en JAMA (Journal of the American Medical Association), los pacientes se sometieron a un promedio de poco más de un examen de imagen (como una radiografía) al año. Poco más de un tercio fueron pruebas avanzadas de diagnóstico por imagen como un TAC, una RM o una Tomografía por Emisión de Positrones (PET, sus siglas en inglés).

    Siempre conforme a la investigación, los TAC aumentaron casi un 8% al año, las RM un 10% y los ultrasonidos en casi 4% al año. Las PET aumentaron rápidamente entre 2004 y 2010, en un 57% anual.

    Los investigadores calcularon que el porcentaje de pacientes que recibían niveles altos o muy altos de radiación de los escáneres también aumentó en los quince años. Entre los que recibieron escáneres en 2010, casi el siete por ciento recibieron una exposición anual alta a la radiación, y casi cuatro por ciento recibieron una exposición anual muy alta.

    ¿Es siempre necesario este tipo de pruebas?

    Con frecuencia, los TAC son innecesarios, añadió Smith-Bindman, quien considera que no hay suficientes directrices sólidas sobre el uso de los escáneres en general.

    La tecnología de los escáneres se ha hecho mucho más precisa y útil con el tiempo, comentó el Dr. Hiroto Hatabu, profesor asociado de radiología del Hospital Brigham and Women's en Boston, coautor de un comentario que acompaña al estudio. Por ejemplo, dijo Hatabu, los escáneres hacen que diagnosticar hemorragias cerebrales sea menos complicado.

    Pero reconoció que se puede abusar de esos escáneres de alta tecnología. "Creo que podemos usar la tecnología de la información para intentar controlar el futuro. Hay esfuerzos continuos por reducir las dosis de radiación y obtener la misma información".

    La Medical Imaging & Technology Alliance, una organización comercial del sector de tecnología médica, anunció la semana pasada que había lanzado nuevos proyectos para proteger a los pacientes de la exposición a niveles innecesarios de radiación.

    .

    ¿Le ha parecido interesante?

    Comparta en Redes Sociales