La apatía podría avisar de atrofia cerebral en la vejez

Los adultos con síntomas de apatía tienden a un volumen cerebral más bajo que sus iguales con más energía y vigor, sugiere un estudio reciente.

La investigación mostró que, de más de 4.300 mayores, los que tenían al menos dos síntomas de apatía tenían ligeramente menos materia gris y materia blanca. Básicamente, la materia gris gestiona los centros de procesamiento de información del cerebro, mientras que la materia blanca es como el cableado que conecta dichos centros.

La mitad de los participantes del estudio tenían señales de apatía

Los expertos dijeron que no está claro cómo interpretar los hallazgos, publicados en la revista Neurology.

Señal de aviso

Es posible que la apatía pueda servir como una advertencia de un mayor riesgo de demencia o de algún otro trastorno cerebral, según la Dra. Lenore Launer, investigadora del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de EE. UU., aunque comentó que se necesita más investigación para comprender qué sucede.

Los hallazgos se basan en más de 4.300 islandeses, de edades entre 70 y 79 años, a quienes se midió el volumen cerebral. También respondieron a tres preguntas que buscaban medir la apatía: "¿Ha dejado de lado muchas de sus actividades e intereses?", "¿Prefiere quedarse en casa en lugar de salir a hacer cosas nuevas?", y "¿Se siente lleno de energía?".

Casi la mitad de los participantes del estudio tenían dos o tres señales de apatía. Y como promedio tenían un volumen cerebral ligeramente más bajo que los que no tenían señales de apatía.

Qué es primero...

Esto deja abierta la pregunta del huevo y la gallina. "No podemos decir qué llega primero, la apatía o los cambios en el cerebro coherentes con los síntomas de apatía", señaló Launer.

Los investigadores intentaron dilucidar si ciertas afecciones de salud podrían explicar la conexión. Los síntomas de apatía son comunes en personas deprimidas, por ejemplo, pero la investigación mostró que la apatía se vinculaba con un volumen cerebral más bajo incluso ante la ausencia de depresión.

Las personas con Alzheimer u otras formas de demencia con frecuencia también se vuelven apáticas, pero ninguno de los participantes del estudio sufría de demencia.

Los investigadores también tomaron en cuenta la diabetes, la hipertensión, el tabaquismo, y los niveles de ejercicio y la rapidez del paso de los participantes del estudio. La apatía seguía estando vinculada con un volumen cerebral más bajo.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales