La adicción a la comida, más aceptada que otros vicios

Salvo con las personas obesas, en cuyo caso es menos probable que los demás den por buenos sus hábitos alimenticios.

Una adicción puede resultar un estigma, pero una nueva investigación sugiere que la adicción a la comida se percibe “menos negativamente” que al tabaco o al alcohol.

La excepción queda citada: para los obesos, sin embargo, la adicción puede aumentar el rechazo asociado al ya asociado al problema del peso.

La adicción a la comida provoca menos respuestas negativas

El estudio se realizó en el Rudd Center for Food Policy and Obesity, organización sin ánimo de lucro asociada a la de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut.

Para el estudio, los investigadores preguntaron a más de 1.200 adultos sobre sus sentimientos respecto a distintas adicciones. Hallaron que la adicción a la comida tenía una probabilidad menor de provocar una respuesta negativa que otras adicciones.

En comparación con los adictos al alcohol o al tabaco, las que tienen adicción a la comida eran percibidas como más agradables, con las que es más fácil identificarse y se las veía con menos disgusto. Las personas con adicción a la comida tenían menos probabilidades de que les culparan por sus problemas que las personas adictas al tabaco o al alcohol, comentaron los autores del estudio.

Sin embargo, los participantes expresaron más irritación, enojo y disgusto por la adicción a la comida si la persona era obesa. Esto sugiere que la etiqueta de "adicto a la comida" podría aumentar el sentimiento de culpabilidad por tener sobrepeso con que se acusa a las personas obesas, afirmaron los autores de la investigación.

Los hallazgos aparecen en la revista Basic and Applied Social Psychology.

.

¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 4 sobre 5

Comparta en Redes Sociales