Acoso: Trastornos duraderos en los adolescentes gays y lesbianas

Los adolescentes gays, lesbianas, bisexuales y transexuales que experimentan acoso pueden sufrir graves y duraderos problemas de salud mental, sugiere un nuevo estudio.

Los chicos tienen más probabilidades de ser sometidos a agresiones físicas

A pesar de la creciente consciencia general de lo grave que puede ser el acoso escolar, “aún hay gente que piensa que el acoso es simplemente niños gastándose bromas entre sí”, advirtió el autor del estudio, Dr. Brian Mustanski, del Institute for Sexual and Gender Minority Health and Wellbeing de la Universidad de Northwestern, en Chicago.

"Si en vez de suceder en el colegio los casos –que pueden incluir agresiones físicas y sexuales– tuvieran lugar en cualquier otro sitio, la gente llamaría a la policía", dijo en un comunicado de prensa de la universidad (puede acceder al comunicado aquí.)

Para el estudio, los investigadores siguieron a casi 250 jóvenes en Chicago durante cuatro años. En ese tiempo, casi el 85 por ciento de los participantes sufrieron unos niveles decrecientes de acoso, alrededor del 10 por ciento experimentaron aumentos significativos en el acoso, y más o menos el 5 por ciento padecieron unos niveles de acoso constantemente altos.

Las chicas tenían más probabilidades que los chicos de experimentar unos niveles cada vez menores de acoso durante el periodo del estudio, y los chicos tenían más probabilidades de ser sometidos a agresiones físicas y verbales, hallaron los investigadores.

"No se puede equiparar el que alguien te mire mal con una agresión física. Puntuamos los diferentes casos de forma que reflejara el grado de acoso, y vimos que tenían un efecto profundo sobre las tasas de salud mental con el tiempo", explicó Mustanski.

Los jóvenes con el riesgo más alto de problemas de salud mental duraderos (como depresión y trastorno por estrés postraumático) fueron los que sufrieron un acoso moderado (como que les tiraran cosas) que aumentó con el tiempo, y los que sufrieron de unos niveles constantemente altos de acoso (como agresiones físicas o sexuales) durante el estudio.

"Nos alegró ver que en la mayoría de los jóvenes los niveles de acoso se reducían con el tiempo. Pero nos sorprendió lo duro que era para algunos de estos niños, que lo sufrieron en alto grado en sus cuatro años de secundaria", dijo Mustanski en el comunicado.

El estudio se publicó en la revista American Journal of Public Health. Puede leer un resumen aquí.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 5 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales