A vueltas con la carne: ahora, cáncer de riñón

Tras la polémica declaración de la OMS sobre las carnes procesadas y rojas y el cáncer de colon, un estudio reciente advierte ahora de que cocinar la carne a la parrilla o en la sartén puede aumentar el riesgo de cáncer de riñón.

Hay que limitar la cantidad de tiempo en que la carne está a temperaturas muy altas o sobre una llama

La clave, parece, es cocinarla o no a alta temperatura.

"Este estudio, y otros como él, sugieren que según cómo cocinemos la carne podría aumentar el riesgo de cáncer de riñón", dijo la directora del estudio, Dra. Xifeng Wu, del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas, en Houston.

"Hay que limitar la cantidad de tiempo en que la carne está a temperaturas muy altas o sobre una llama que acabe quemando, ahumando o chamuscando la carne", afirmó Wu.

Estos nuevos hallazgos avalan las recomendaciones dietéticas para la prevención del cáncer de la American Cancer Society que limitan el consumo de carnes roja y procesada, señaló.

Cuando se cocina la carne a temperaturas muy altas, se liberan ciertas sustancias que provocan cáncer, algunas de las cuales están vinculadas con el cáncer de riñón.

Conviene advertir de que el estudio muestra una asociación entre el consumo de carne cocinada a temperaturas altas y el riesgo de cáncer de riñón, no que realmente cause cáncer de riñón. Para demostrarlo como causa se necesitan estudios más ambiciosos, indicó.

Muchos estudios anteriores han sugerido que aspectos de la llamada dieta occidental (que incluye una ingesta alta de carne, almidones y alimentos procesados) son en parte responsables del aumento del cáncer de riñón, dijo Wu.

El informe se publicó en la revista Cancer. Puede leer un resumen, en inglés, aquí.


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 1 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales