Televisión, ordenador y coche, culpables

El número de personas con dichas comodidades explicaría el aumento de casos de obesidad y de diabetes tipo 2 en países en desarrollo, según sugiere un nuevo estudio.

Se analizaron los datos de más de 150.000 adultos en 17 países, distribuidos por niveles de ingresos altos, medios y bajos.

Los de altos ingresos fueron Canadá, Suecia y Emiratos Árabes Unidos; los de ingresos medio-altos incluyeron Argentina, Brasil, Chile, Malasia, Polonia, Suráfrica y Turquía; los países con ingresos medios-bajos fueron China, Colombia e Irán, y los países con bajos ingresos fueron Bangladesh, India, Paquistán y Zimbabue.

En países de altos ingresos no se encontró ningún vínculo

El 78 por ciento de los hogares tenían al menos una televisión, el 34 por ciento un ordenador y el 32 por ciento tenían coche, según el estudio, publicado en la revista Canadian Medical Association Journal.

Menor actividad física y mayor sedentarismo

En los países de bajos ingresos, las familias de hogares con los tres dispositivos hacían un 31 por ciento menos de actividad física y pasaban un 21 por ciento más de tiempo sentados que las que no tenían ninguno de los tres. También tenían mayores cinturas.

La asociación entre tasas de obesidad y diabetes y el hecho de disponer de dicha tecnología era elevada en los países de bajos ingresos, en que la tasa de obesidad era un 14.5 por ciento en los hogares en que disponían de los tres artículos, y un 3.4 por ciento en los hogares en los que no había ninguno. La tasa de diabetes fue del 11.7 por ciento en los hogares con los tres productos y del 4.7 por ciento en los que no había ninguno.

¿El daño ya está hecho?

En los países con altos ingresos, no se encontró ningún vínculo entre poseer estos artículos y las tasas de obesidad y de diabetes. "Aunque se halló una asociación significativa entre poseer productos del hogar y la obesidad y la diabetes en los países de bajos ingresos, no pudimos detectar una relación en los de ingresos altos", comentó el autor del estudio, Dr. Scott Lear, de la Universidad Simon Fraser de Vancouver, Columbia Británica, en un comunicado de prensa.

Es probable que el impacto de los tres productos de consumo ya se haya producido en los países más ricos, con el consiguiente reflejo en las tasas, ya altas, de obesidad y de diabetes tipo 2, indicó Lear.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales