Ojo con las mascotas y la transmisión de infecciones

Las mascotas pueden transferir infecciones a los humanos, especialmente a niños pequeños, mayores, mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunitarios debilitados, según un estudio.

Los dueños de perros, gatos y demás mascotas, así como los profesionales de la salud, deben estar al tanto de los riesgos y tomar medidas para proteger a las personas vulnerables, según los autores de la investigación.

Todas las mascotas pueden transmitir enfermedades

"Los médicos no preguntan regularmente a los pacientes sobre posibles contactos con las mascotas, ni exponen los riesgos de las enfermedades que pueden transmitir, con independencia de su estado inmunitario", dijo el Dr. Jason Stull, de la Ohio State University, en un comunicado de prensa (aquí).

Salmonella, Campylobacter, toxoplasmosis...

Todas las mascotas pueden transmitir enfermedades, incluyendo Salmonellas, bacterias resistentes a los antibióticos, Campylobacter jejuni y enfermedades parasitarias como anquilostomas, nematodos y toxoplasmosis.

Las infecciones se pueden transmitir a través de mordiscos, arañazos, saliva y contacto con las heces. Los reptiles y los anfibios pueden transmitir enfermedades indirectamente, por ejemplo a través de superficies contaminadas.

"Se calcula que los reptiles y los anfibios son responsables del 11 por ciento de todas las infecciones por salmonella en pacientes menores de 21 años, y no es necesario un contacto directo con estos animales para que se realice la transmisión ", señalaron los investigadores.

Existen formas sencillas para reducir el riesgo de infecciones, como usar guantes protectores para limpiar acuarios y jaulas y retirar heces; lavarse las manos adecuadamente después del contacto con las mascotas; evitar lametazos de las mascotas y limpiar y desinfectar regularmente las jaulas y las zonas en que los animales se alimentan y duermen.

Otras medidas incluyen cubrir los areneros para niños cuando no se están utilizando, colocar los areneros de los gatos lejos de áreas en que las personas comen y cocinan, evitar el contacto con animales exóticos, llevar a las mascotas regularmente al veterinario y no adoptar nuevas mascotas sin comprobar que el sistema inmunitario de todos los de la casa sea el adecuado.

El estudio se publicó en el Canadian Medical Association Journal. Puede leerlo aquí, en inglés (requiere suscripción).

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales