Menopausia: la terapia hormonal sustitutiva podría ser perjudicial para el corazón

Aparecen nuevas evidencias de que la terapia hormonal sustitutiva (THS) no sólo no protege a la mujer de enfermedades cardiacas, sino que podría aumentar el riesgo de accidente cardiovascular (ACV).

El momento de inicio de la terapia pareció ser importante

Además, los hallazgos sugieren que los pros y los contras de la terapia hormonal varían en función de la edad en que la mujer empiece la terapia, explicó el director del estudio, Dr. Henry Boardman, de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido.

La terapia hormonal sustitutiva

La THS es de aplicación frecuente tras la menopausia, cuando se reduce la secreción natural de estrógenos en la mujer. La THS también se ha usado para ayudar a prevenir las enfermedades cardiacas en las mujeres posmenopáusicas, indicaron los investigadores.

Pero los resultados del estudio Women's Health Initiative Study, publicado en 2002 en la revista Journal of the Amercian Medical Association (JAMA), puede acceder a él aquí, halló que el uso a largo plazo de la THS aumentaba las probabilidades de contraer cáncer de mama, además de un ACV. Estos hallazgos provocaron la disminución de la aplicación de la THS.

Para la nueva investigación, Boardman y sus colaboradores analizaron los datos de una variedad de estudios con más de 40.000 mujeres en todo el mundo. Las mujeres siguieron la THS por periodos de entre 7 meses y más de 10 años.

Clave: el momento del inicio de la terapia

En general, los resultados no han mostrado ninguna evidencia de que la terapia reduzca el riesgo de muerte, por enfermedad cardiaca o por cualquier causa. De hecho, la terapia hormonal se asoció con un ligero aumento del riesgo de ACV, hallaron los investigadores.

El momento de inicio de la terapia pareció ser importante, además. Hubo cierta evidencia de que las mujeres que empezaron el tratamiento hormonal dentro de los primeros 10 años de menopausia parecieron gozar de un pequeño nivel de protección, sin un aumento del riesgo de ACV. Pero estas mujeres parecieron tener un aumento del riesgo de aparición de coágulos sanguíneos.

"Las evidencias que tenemos proporcionan cierto aval de la llamada 'hipótesis del momento de inicio', y deberíamos tener en cuenta la importancia de este efecto", dijo Boardman.

"Este estudio sugiere que, si se aplica en un momento más lejano a la menopausia, no se obtienen beneficios cardiacos y además aumentan los riesgos de aparición de coágulos sanguíneos y ACV . Es importante tener en cuenta la edad de inicio de la THS, otras afecciones médicas y los antecedentes familiares de mamas y ovarios a la hora de aplicar la THS".

Los hallazgos aparecen en la Cochrane Library. Puede leerlos aquí.

.

¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales