Más evidencias de la bondad de la dieta mediterránea

Podría revertir el síndrome metabólico

El estudio comparó una dieta baja en grasa con una dieta mediterránea, que es rica en granos integrales, verduras, frutas, legumbres, frutos secos, pescado y aceite de oliva. La dieta mediterránea se complementó con frutos secos adicionales o con aceite de oliva virgen extra.

Más evidencias de la bondad de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea no redujo las probabilidades de contraer síndrome metabólico, pero sí aumentó las probabilidades de revertirlo, apuntó el director del estudio, Dr. Jordi Salas, de la Universitat Rovira I Virgili y el Hospital Universitari de Sant Joan de Reus, en España.

"Parece que la dieta mediterránea complementada con frutos secos o aceite de oliva tiene efectos similares al revertir el síndrome metabólico", comentó. Los que seguían una dieta mediterránea con aceite de oliva adicional tenían un 35 por ciento más de probabilidades que los de la dieta baja en grasa de revertir la afección, y los que seguían una dieta mediterránea complementada con frutos secos tenían un 28 por ciento más de probabilidades de revertir el síndrome metabólico, según el estudio.

¿Qué tal come usted?

¿Su dieta es sana y equilibrada? Haga nuestro test, aquí.

    El síndrome metabólico

    El síndrome metabólico es un conjunto de trastornos que se diagnostica cuando se hallan tres o más de los siguientes factores de riesgo: cintura grande, hipertensión, bajo colesterol "bueno" (HDL), triglicéridos altos y azúcar en sangre alto.

    En el estudio, el equipo de Salas Salvado observó a más de 6,000 hombres y mujeres en riesgo de enfermedad cardiaca. Al inicio, casi dos terceras partes presentaban el síndrome metabólico, que aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca, diabetes y muerte, según el estudio.

    Tras un periodo de seguimiento de unos cinco años, el 28 por ciento de los que tenían síndrome metabólico al inicio del estudio ya no lo tenían, encontró el estudio. Los que comían conforme a la dieta mediterránea fueron más propensos a revertir el trastorno, informaron los investigadores.

    El aceite de oliva, clave

    Los que seguían dieta mediterránea también tuvieron un descenso en la grasa abdominal, que es conocido que aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca.

    Enfermedad cardiovascular, diabetes, hipertensión…

    Se ha mostrado que una dieta mediterránea es útil para las personas con enfermedad cardiovascular, diabetes, hipertensión y síndrome metabólico, según la información de respaldo del estudio.

    Muchos ingredientes hallados en la dieta mediterránea pueden explicar esos efectos, señaló Salas Salvado. En la dieta mediterránea, los ácidos grasos monoinsaturados (AGMI), presentes en el aceite de oliva, reemplazan a los ácidos grasos saturados, y esto ayuda al perfil de colesterol y a la sensibilidad a la insulina, lo que reduce el riesgo de diabetes tipo 2, según el estudio.

    También se ha mostrado que las dietas ricas en aceite de oliva reducen la presión arterial. Y la mayoría de frutos secos también son ricos en AGMI.

    Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Canadian Medical Association Journal.

    .

    ¿Le ha parecido interesante?

    Contenido Relacionado

    Comparta en Redes Sociales