Los compañeros de clase de suicidas son un grupo de riesgo

Un estudio indica que los adolescentes que han sido compañeros de un suicida son propensos a copiar o intentar copiar esa conducta.

Uno de cada cuatro conocía un caso de suicidio de un compañero

La idea de que el suicidio es "contagioso" existe desde hace siglos, según recordó el autor principal, Dr. Ian Colman, de la Universidad de Ottawa. Pero comentó que hasta ahora ningún estudio se había ocupado de analizarlo en una cantidad significativa de estudiantes. "Hubo varios resultados sorprendentes, pero llama la atención que el efecto fuera tan prolongado y fuerte", destacó.

El equipo de Colman utilizó información de una encuesta nacional realizada a más de 8.000 adolescentes canadienses de entre 12 y 17 años, que respondieron sobre el suicidio de compañeros de curso, amigos y sus propios pensamientos suicidas. El equipo volvió a entrevistarlos a los dos años.

En el grupo de 17 años, uno de cada cuatro conocía un caso de suicidio de un compañero y uno de cada cinco tenía amistad con la víctima, según publica el equipo en Canadian Medical Association Journal.

El 15 por ciento de los que tenían 12 y 13 años al momento de conocer el suicidio de un compañero de curso o amigo dijo que había pensado seriamente en suicidarse y el 7 por ciento lo había intentado, comparado con, respectivamente, el 3 y el 2 por ciento de los que no habían estado expuestos a ese acontecimiento. El efecto se mantuvo aun cuando ya había pasado un año desde el suicidio.

Con estos resultados, Colman consideró que los programas escolares de prevención después de un suicidio deberían alcanzar a toda el centro y no sólo a los compañeros de curso. Además, la intervención debería aplicarse a intervalos de meses o años.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales