La leche: ¿buena o mala?

Un nuevo estudio cuestiona la bondad de la leche como parte de la dieta diaria

Según dicha investigación, publicada en la prestigiosa British Medical Journal, beber mucha podría ser malo para la salud.

No los lácteos: solo la leche

Investigaciones anteriores han mostrado que el calcio de la leche fortalece los huesos y previene la osteoporosis. Esos beneficios para la salud ósea han llevado a las autoridades sanitarias a recomendar la leche como parte de una dieta saludable.

Pero este nuevo estudio halló que beber grandes cantidades de leche no protegió ni a hombres ni a mujeres contra las fracturas óseas, y se asoció con un riesgo global más alto de muerte durante el periodo de estudio.

Pero sí los lácteos: queso, yogur

Por el contrario, una ingestión alta de productos lácteos fermentados con un contenido bajo en lactosa (como el yogurt y el queso) se asoció con unas tasas reducidas de mortalidad y fracturas, sobre todo en las mujeres, reportaron los investigadores.

No hay causalidad, sino asociación

Los investigadores dijeron que los resultados deberían interpretarse con precaución: los hallazgos solamente sugieren una asociación y no un vínculo directo, advierte la Dra. Mary Schooling, profesora en la Facultad de Salud Pública de la New York City University. “No se debería cambiar la dieta basándose en estos hallazgos”, añadió.

Aun así, "los hallazgos del estudio han sido, en mi caso, lo suficientemente importantes como para reducir mi consumo de leche", dijo el autor principal, Dr. Karl Michaelsson, profesor del departamento de ciencias quirúrgicas de la Universidad de Uppsala, en Suecia.

Los hechos

Las mujeres que bebían 3 vasos de leche o más al día tenían un riesgo de casi el doble de muerte y enfermedades cardiovasculares, y un riesgo un 44 por ciento más alto de cáncer que las mujeres que bebían menos de un vaso al día, descubrieron los investigadores.

El riesgo general de muerte en los hombres aumentó en aproximadamente un 10 por ciento cuando bebieron 3 o más vasos de leche diaria, según el estudio.

¿Conclusión?

"No podemos extraer conclusiones a estas alturas", dijo. "Necesitamos un estudio con personas que genéticamente puedan y no puedan digerir la leche con facilidad, y comparar si los que pueden digerir la leche presentan una diferencia en cuanto a las enfermedades cardiovasculares, la muerte y las fracturas con respecto a los que no pueden digerirla".

El estudio contó con más de 61.000 mujeres y 45.000 hombres, suecos todos, que previamente rellenaron unos formularios dietéticos para otros proyectos de investigación, las mujeres a finales de los 80 y los hombres en 1997. Todos tenían más de 39 años de edad.

Michaelsson y sus colaboradores dijeron que el aumento del riesgo de muerte que observaron podría explicarse por los niveles altos de azúcares presentes en la leche, concretamente la lactosa y la galactosa. Se ha mostrado que la galactosa envejece de manera prematura a los ratones en el laboratorio, dijo Michaelsson, e indicó que el azúcar de la leche fomenta la inflamación.

.

¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales