La aspirina diaria, al irse a la cama

Una pequeña aspirina (de 100mg) al día es ya un tratamiento común para las personas con un riesgo alto de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular (ACV): licua la sangre y evita la formación de coágulos.

Pero ¿influye la hora de la toma?

Un nuevo estudio sugiere que tomarla antes de irse a la cama podría suponer mayor protección contra ataques cardiacos y ACV.

La aspirina reduce la actividad de las plaquetas

En la investigación participaron casi 300 supervivientes de ataques cardiacos que tomaban aspirina preventivamente. En dos periodos distintos de tres meses, la mitad de los pacientes tomó 100 miligramos de aspirina al despertarse por la mañana y, la otra mitad, la misma dosis antes de irse a la cama.

Los investigadores deseaban observar si tomar una aspirina de noche podría licuar mejor la sangre de una persona, y potencialmente reducir el riesgo de ataque cardiaco, señaló el autor del estudio, Dr. Tobias Bonten, del departamento de epidemiología clínica del Centro Médico de la Universidad de Leiden, en los Países Bajos.

"Desde los 80, se sabe que los problemas cardiovasculares se producen con más frecuencia por las mañanas", apuntó Bonten, cuando se presenta la máxima actividad de las plaquetas, las células sanguíneas que ayudan en la coagulación, dijo. Los médicos sospechan que esto podría contribuir al mayor riesgo de ataque cardiaco y ACV en la mañana.

La aspirina reduce la actividad de las plaquetas, y por tanto las probabilidades de que esas plaquetas se coagulen en el torrente sanguíneo y produzcan un ataque cardiaco o ACV, según los hallazgos. El estudio fue presentado el martes en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), en Dallas.

Sin embargo, el momento en que se toma la aspirina no ha atraído mucha atención académica, apuntó el Dr. Gregg Fonarow, portavoz de la Asociación Americana del Corazón.

"En realidad no ha habido estudios que contemplen el momento en que se toma la aspirina", apuntó Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California, en Los Ángeles. "Uno podría imaginarse que el momento en que se toma la dosis, ya sea la mañana o la noche, no importaría demasiado".

Esto se debe a que la aspirina tiene un efecto duradero sobre las plaquetas, ayudando a adelgazar la sangre durante días después de tomarla, comentó.

"Por eso, antes de una intervención quirúrgica se indica a veces a los pacientes que no tomen aspirina durante cinco a siete días, y por eso continúa licuando la sangre incluso si uno se salta una dosis", explicó Fonarow.

Pero los investigadores holandeses hallaron que tomar aspirina antes de irse a la cama reducía más la actividad de las plaquetas que cuando se toma por la mañana, aparentemente porque evitaba el aumento matutino normal de la actividad de las plaquetas en el cuerpo.

El equipo también halló que las personas que tomaban aspirina antes de irse a la cama no sufrían más molestias estomacales ni otros efectos secundarios que las personas que la tomaban por la mañana, apuntó Bonten.

Fonarow dijo que hasta que se hagan unos estudios de seguimiento de mayor tamaño, las personas a quienes les han recetado aspirina para los problemas cardiacos deben seguir tomándola a la hora del día que más les guste.

.

¿Le ha parecido interesante?

41 votos, media: 4.61 sobre 5

Comparta en Redes Sociales