Hay que evitar dietas drásticas para bajar los kilos navideños

Es un error pretender quitárselos rápidamente.

El comienzo del año es “un buen momento para modificar los hábitos perniciosos para la salud, y concretamente los hábitos alimentarios, incluso los anteriores a las navidades”. Es muy recomendable plantearse una alimentación saludable y, desde luego, un error seguir dietas restrictivas en el contenido calórico o desequilibradas en los nutrientes básicos.

El aumento de peso es una de las mayores preocupaciones tras las navidades

Para adelgazar los kilos ganados en la navidades "no hay que tomar medidas drásticas dietéticas, es un error e incluso nos puede colocar en una situación de riesgo, especialmente a las personas que tienen alguna alteración patológica asociada al sobrepeso", ha indicado el Dr. Javier Salvador, presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), quien recomienda que se adapte la alimentación a la situación individual de cada persona.

Una dieta muy restrictiva provoca pérdida de peso pero a base de agua y masa magra, que son dos compartimentos necesarios", advierte el nutricionista que considera que la "clave" para recuperar los hábitos es hacer una alimentación equilibrada y combinarla con actividad física -que debe ser incorporada progresivamente- y, sobre todo, "incluirlo en la vida cotidiana".

Una preocupación generalizada

El aumento de peso es una de las mayores preocupaciones pasadas las fiestas navideñas. Según el presidente de la SEEN, "se estima que se pueden llegar a ganar de 2 a 5 kilos de peso", ya que "somos muy dados a comer bien y nos gustan turrones y dulces", lo que hace que el mes de enero se llene de buenos propósitos.

Por tanto, no se trata de quitarse los kilos en unos día, sino "quitarse el exceso de grasa" que se ha acumulado estos días. Y para ello, reitera, se deben "recuperar" hábitos saludables y actividad física de modo que "se puedan ir perdiendo peso de manera paulatina".

Una encuesta realizada por realizada por 'Sbelta Plus' muestra que hasta el 67 por ciento de los españoles tiene previsto adelgazar después de las fiestas navideñas, aunque solo un 52 por ciento de los españoles admite que habrá engordado entre 2 y 4 kilos en estas fechas aunque; un 23 por ciento cree que el aumento de peso será casi imperceptible.

Ante todo, dieta equilibrada

La dieta mediterránea puede ser una gran ayuda para rebajar los kilos que se han ganado en la Navidad, y además ayuda a reducir los riesgos cardiovasculares. "Es una aliada excelente, mucha gente sabe lo que es pero no todos la aplican", afirma.

"Hay que seguir una dieta equilibrada; deben tomarse carbohidratos, grasas y proteínas; es preferible el pescado a la carne, tratar de huir de las grasas animales y en lo que respecta a los azúcares y carbohidratos, hay que tomarlos pero especialmente los complejos (lo que por ejemplo tienen las legumbres), por lo que hay que evitar los dulces", explica.

Y dormir lo suficiente

Además de cuidar la alimentación, también debemos dormir las horas necesarias y recomendadas por los expertos, ya que si las personas no se preocupan de este aspecto puede favorecer un aumento de la obesidad.

"Dormir mal favorece la obesidad. Si se hace menos de seis horas se favorece el aumento de peso; dormir poco es un modelo de estrés. Produce cambios hormonales internos que favorece que se tenga más apetito y se quemen menos calorías" asegura el presidente de la SEEN, que recomienda dormir al menos entre 7 a 8 horas al día.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales