¿Gripe sin síntomas?

Un nuevo estudio halla que tres cuartas partes de las personas infectadas con la gripe estacional, en años recientes, y la gripe porcina, de 2009, no mostraron síntomas.

Investigadores británicos afirman que los que están físicamente enfermos son solo 'la punta del iceberg' en términos del total de casos cada año.

El 23% de los infectados por el virus no mostró síntomas

Los investigadores analizaron datos recogidos en Inglaterra durante las temporadas de gripe de invierno entre 2006 y 2011, lo que incluyó la pandemia de "gripe porcina" H1N1 de 2009.

Sólo un 23% mostraba síntomas

Alrededor del 18 por ciento de las personas no vacunadas se infectaron con el virus Influenza, pero apenas el 23 por ciento de ellas contrajeron los síntomas de la gripe, informaron los investigadores. Además, solo el 17 por ciento de las personas infectadas se enfermaron lo suficiente como para ver al médico, halló el estudio británico. Y en comparación con algunas de las cepas de gripe estacional, la cepa de gripe porcina de 2009 en realidad provocó síntomas mucho más leves.

Los hallazgos sugieren que calcular la prevalencia de la gripe mediante el número de visitas a los centros de Atención Primaria subestima el alcance de las infecciones.

"Los casos reportados de influenza representan la punta de un gran iceberg clínico y subclínico que es mayormente invisible para los sistemas nacionales de vigilancia, que solo registran los casos que buscan intención médica", apuntó en un comunicado de prensa de la revista el autor líder del estudio, el Dr. Andrew Hayward, del Colegio Universitario de Londres.

"La mayoría de personas no acuden al médico cuando tienen gripe", añadieron. "Incluso cuando consultan al médico, con frecuencia no se reconoce que tienen influenza. La vigilancia basada en los pacientes que acuden a consulta subestima en gran medida el número de casos en la comunidad, lo que a su vez puede conducir a sobreestimaciones de la proporción de casos que terminan en un hospital o mueren".

El estudio está publicado en la revista The Lancet Respiratory Medicine.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales