Gran aumento de los casos de anafilaxia

La prevalencia ha aumentado un 50% en los últimos años

El shock anafiláctico, o anafilaxia, es la reacción alérgica más grave y normalmente está causado por alimentos, fármacos o picaduras de insectos. Se piensa que afecta a una de cada 300 personas en algún momento de la vida, pero hay estudios que demuestran que su prevalencia ha aumentado un 50% en los últimos años, asegura la Dra. Victoria Cardona, jefa de Alergología del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, con motivo de la semana mundial de la alergia.

Los autoinyectores no requieren conocimientos saqnitarios

La anafilaxia no tratada puede suponer hasta la muerte del paciente. Dada su gravedad, Cardona insiste en la urgencia de que los profesionales sanitarios, los propios afectados y su entorno sean capaces de diagnosticarla inmediatamente e iniciar el tratamiento adecuado rápidamente.

Diagnóstico poco definido

La dificultad está en que no hay un conjunto de signos definidos y lo único que se da en todos los pacientes es la rápida progresión en la gravedad o intensidad de los síntomas, tanto en niños como adultos.

"Se debe sospechar de anafilaxia cuando aparece en un corto periodo de tiempo y de manera aguda un síndrome que afecta a la piel o a las mucosas y que afecta a los sistemas respiratorio, circulatorio o a ambos. Dado que la mayoría de las anafilaxias conllevan síntomas cutáneos, de seguirse este criterio al menos un 80 por ciento de las reacciones serían identificadas", ha añadido Tomás Chivato, ex-presidente de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

Guía “Galaxia”

Este problema motivó que, hace algunos años, profesionales de dicha Sociedad elaboraran una Guía de Actuación en Anafilaxia (GALAXIA) que se ha convertido en un manual esencial para los profesionales sanitarios.

"Es importante que los propios pacientes, allegados y sectores implicados sepan reconocer los síntomas de gravedad, cómo intervenir y conozcan el funcionamiento de los autoinyectores y, en definitiva, dispongan de toda la información posible para actuar eficazmente", ha añadido Pilar Hernández, presidenta de la Asociación Española de Alérgicos a Alimentos y Látex (AEPNAA).

Por este motivo, este año se ha adaptado la guía 'Galaxia' para pacientes que recoge de manera más sencilla qué es la anafilaxia, cómo reconocerla, tratarla, qué hacer ante una manifestación grave y dónde acudir en caso de duda.

El doctor Tomás Chivato, coordinador de la misma, asegura que "será muy útil ya que cubre las necesidades de los no profesionales sanitarios en esta área y mejorará el diagnóstico y tratamiento de la anafilaxia, disminuyendo la morbilidad y sobre todo la mortalidad por esta causa".

Adrenalina: rápida y eficaz

El éxito del tratamiento de una reacción anafiláctica depende de la preparación de quien atiende al paciente, el reconocimiento temprano del cuadro clínico y el tratamiento precoz y agresivo.

"La adrenalina vía intramuscular es la pauta más eficaz para el tratamiento de la anafilaxia ya que es capaz de prevenir el broncoespasmo y el colapso cardiovascular. Los pacientes diagnosticados con riesgo de reacciones de anafilaxia deben llevar consigo autoinyectables de adrenalina, con el fin de utilizarlos en caso de reacción", ha explicado.

Asimismo, según indica la guía, tras el tratamiento de urgencia los pacientes que hayan sufrido un episodio deben ser evaluados por un alergólogo para intentar identificar la causa, diseñar un plan de actuación específico para minimizar riesgos futuros e instruir al paciente sobre los posibles agentes responsables y poder evitarlos.

.

¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales