¿Existe la adicción al bronceado?

A pesar de que los riesgos del exceso de sol son bien conocidos (o debieran serlo, a estas alturas) mucha gente sigue exponiéndose a la radiación ultravioleta, tanto poniéndose al sol como en las “camas” de bronceado.

Un nuevo estudio con animales aporta más evidencias de que, para algunos, el bronceado es una verdadera adicción.

Los investigadores descubrieron que exponer a los animales a una dosis diaria de luz UV (ultravioleta) aumentó sus niveles de betaendorfinas en sangre en una semana. Las betaendorfinas son hormonas que hacen “sentirse bien" y cuyos mecanismos de actuación son los mismos que los de los opiáceos, como cannabinoides, heroína o morfina.

La exposición a los rayos UV genera una recompensa en el cerebro

Esas endorfinas generadas por los rayos UV tuvieron sus efectos: los ratones se volvieron menos sensibles al tacto y a la temperatura y, cuando se suprimió la exposición a los UV, la secreción de endorfinas se bloqueó y mostraron los síntomas clásicos de abstinencia, el mono, que incluía convulsiones, temblores y castañeo de dientes.

Los expertos afirmaron que los hallazgos se suman a las evidencias de que la "adicción al bronceado" es real.

Una recompensa

"Esto respalda la idea de que la exposición a los rayos UV genera una recompensa en el cerebro, y puede convertirse en una adicción", dijo el Dr. Bryon Adinoff, psiquiatra del Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern.

El Dr. David Fisher, del servicio de dermatología del Hospital General de Massachusetts, en Boston y director del nuevo estudio, sugirió que “el bronceado no es solamente una decisión cosmética".

Dado que la radiación UV hace que la piel sintetice la vitamina D, Fisher especuló con que los seres humanos podrían haber evolucionado para obtener una recompensa de la radiación UV. A priori esto es bueno, si no fuera por el hecho de que tomar demasiado el sol (o el bronceado bajo techo) puede resultar en un cáncer de piel. "A la piel le afecta más el cáncer que a cualquier otro órgano del cuerpo humano", aseveró. El estudio se publicó en la revista Cell, En cuanto a mantener los niveles adecuados de vitamina D, Fisher recomendó los alimentos enriquecidos o suplementos vitamínicos. "La vitamina D es vital. No hay duda de ello", dijo, "pero eso no es una excusa para ir a broncearse".

El melanoma en España

Es particularmente preocupante el aumento de la incidencia del melanoma, la forma menos común, pero más grave de cáncer de piel, asegura la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer).

El melanoma es un tumor emergente, ya que hay un claro aumento cada año en incidencia y mortalidad. Su riesgo de aparición está relacionado de forma directa con la exposición solar.

La incidencia del melanoma ha aumentado en España más de un 11% en 5 años: en 2006 se diagnosticaron 3.600 nuevos casos, 400 más que en 2002. En relación con la mortalidad, los datos reflejan un incremento de un 30 por ciento de fallecidos desde 1996, aunque es uno de los tipos de cáncer no frecuente en España, muy por debajo del de pulmón o de mama.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales