El divorcio aumenta el riesgo de obesidad infantil

Cuando los padres se divorcian, los niños se enfrentan a dificultades y sus problemas con frecuencia incluyen un aumento excesivo de peso, sugiere una investigación reciente llevada a cabo en Noruega.

Los chicos son particularmente propensos, muestra la investigación.

Los hijos de divorciados tenían una probabilidad un 63 por ciento mayor de tener sobrepeso, o de ser obesos, que los chicos cuyos padres permanecieron casados, hallaron los investigadores. También tenían una probabilidad un 104 por ciento mayor de tener obesidad abdominal.

"Conocer los factores asociados con el sobrepeso y la obesidad infantiles es esencial, y es fundamental para poder prevenirlos", dijo la directora del estudio, Dra.Anna Biehl, del Instituto Noruego de Salud Pública, en Oslo.

El divorcio y la obesidad infantil son cada vez más comunes

Muchos motivos posibles

Desde una menor supervisión en casa hasta el estrés familiar, los expertos señalan que hay muchos motivos posibles para que los niños de familias divorciadas aumenten de peso.

A veces las parejas divorciadas adoptan conductas erróneas para afrontar la situación, y eso puede incluir comer “de capricho” o reducir la actividad física.

Además, los divorciados podrían alegar falta de tiempo para cocinar adecuadamente. La comida rápida, la fast food, puede hacer acto de presencia por su rapidez de preparación y la mejor aceptación infantil. Un padre que tiene a sus hijos el fin de semana podría querer complacerlos.

Los chicos podrían auto-someterse a una tensión adicional al intentar asumir el rol de "hombre de la casa”. Esto es patente cuando la madre tiene la custodia completa.

Cada vez peor

El divorcio y la obesidad infantil son cada vez más comunes en los países desarrollados. En Estados Unidos, la obesidad infantil se cuadruplicado entre los adolescentes en los últimos treinta años, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Los niños son obesos están en un mayor riesgo de problemas de salud graves como la diabetes y las enfermedades cardiacas a medida que crecen.

En España, las tasas de sobrepeso y obesidad encienden un semáforo en rojo. Según la Encuesta Nacional de Salud, la obesidad infantil afecta al menos a uno de cada tres niños.

El estudio aparece en la revista BMJ Open.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales