Cuatro de cada diez españoles ingieren menos calcio del recomendado

En España, un alto porcentaje (más del 35%) de la población -niños y adultos- ingiere cantidades de calcio por debajo de las recomendadas, pese a que sus beneficios, fundamentalmente para los huesos, son sobradamente conocidos, según recuerdan desde el Programa NUSA.

A mayor consumo de lácteos, mayor densidad mineral ósea

Esta carencia es una de las razones que han motivado la elaboración del documento Evidencia científica sobre el papel del yogur y otras leches fermentadas en la alimentación saludable de la población española, de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD).

El doctor Luis A. Moreno Aznar, vicepresidente de la Sociedad Española de Nutrición (SEN) y redactor coordinador del documento, ha explicado que "el valor nutricional del calcio está principalmente vinculado a la formación y el metabolismo del hueso a lo largo de las diferentes etapas de la vida, desde el desarrollo durante el crecimiento hasta la atenuación de las pérdidas de mineral óseo a lo largo de la vida. Junto al ejercicio y la vitamina D, es necesario asegurar una ingesta adecuada de calcio para mantener la salud ósea".

Otras implicaciones del calcio en el organismo tienen que ver con el funcionamiento del sistema circulatorio, la función muscular, la transmisión nerviosa y la secreción hormonal.

Los lácteos, más en la edad preescolar

La revisión científica de la FESNAD llama la atención sobre la importancia de los lácteos. En la actualidad, los lácteos aportan entre el 44 y el 70% del calcio que ingieren los españoles y las evidencias científicas de las que se dispone permiten afirmar que el consumo de lácteos se asocia positivamente con una mayor densidad mineral ósea. El trabajo también vincula de forma concreta el yogur con la absorción de calcio en adultos sanos, personas intolerantes a la lactosa y mujeres post-menopáusicas.

El consumo suele ser más elevado en población infantil, especialmente en etapa preescolar, para ir disminuyendo durante la infancia y especialmente en la adolescencia. Se registran, añade, incrementos posteriores en etapas de la vida en las que existe mayor preocupación por lograr un incremento en el aporte de calcio como el embarazo o la menopausia.

El declive en el consumo de lácteos suele registrase a partir de los 9 años.

En el caso de jóvenes y adultos, se citan varios estudios que acreditan la asociación entre mayor consumo de lácteos y mayor densidad mineral ósea. Asimismo, se hace referencia a un mayor consumo de lácteos en poblaciones físicamente activas y en las de mayor nivel socioeconómico.

Cantidades diarias recomendadas de calcio

Según los grupos de edad, las cantidades diarias recomendadas son:

  • 800mg entre los 6 y los 9 años;
  • 1.100mg entre los 10 y los 19 años;
  • 900mg entre los 20 y los 59 años;
  • 1.100mg en mayores de 60 años y mujeres embarazadas y
  • 1.200mg en mujeres en periodo de lactancia.

Respecto al consumo diario de leche y productos lácteos, el documento apoya las recomendaciones de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria y la Estrategia NAOS:

  • adultos, 2-3 raciones/día;
  • escolares, 2-3 raciones/día;
  • adolescentes, 3-4 raciones/día;
  • mujeres embarazadas, durante la lactancia o menopáusicas, 3-4 raciones/día y
  • personas mayores, 2-4 raciones/día.

Dentro de los lácteos, el consenso señala que las características del yogur y las leches fermentadas desempeñan un papel crucial en la cobertura de la Ingesta Diaria Recomendada de calcio. En este sentido, se asegura que las ventajas del consumo de yogur y otras leches fermentadas sobre el de otros productos lácteos recomiendan incluir el yogur dentro del consumo diario y variado de lácteos.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales