Alcohol: el mismo para los dos

El consumo desigual de alcohol constituye un peligro para el matrimonio, halla un estudio

Los cónyuges que tienen hábitos de bebida distintos podrían tener serios problemas matrimoniales.

Los investigadores hallaron que el riesgo de divorcio aumenta cuando uno de los cónyuges bebe más que el otro. Un caso: en comparación con las parejas en las que ambos suelen beber poco, el riesgo de divorcio de una pareja podría triplicarse cuando el marido bebe poco y la esposa mucho, aseguraron.

Si ninguno de los dos bebe el riesgo de divorcio es más reducido

"El riesgo de divorciarse disminuye si los cónyuges beben más o menos la misma cantidad de alcohol", afirmó Fartein Ask Torvik, autor del estudio e investigador del Instituto Noruego de Salud Pública. El estudio mostraría igualmente que si ninguno de los dos bebe el riesgo de divorcio es más reducido.

Torvik señaló que, como media, los divorciados beben más alcohol que los casados. "Hasta cierto punto, esto se debe a que se bebe más después de divorciarse, pero las personas que toman mucho alcohol también están en riesgo de divorciarse, así que beber mucho probablemente interfiere de manera fundamental en la calidad del matrimonio".

Peor si son ellas

El hecho de que las mujeres beban mucho, no obstante, parece estar relacionado de forma más clara con el divorcio que cuando son los hombres los que beben mucho.

Ellinor Major, directora de la división de salud mental del Instituto, comentó que se acepta menos que las mujeres beban mucho alcohol que los hombres.

"Probablemente el que la esposa beba mucho también interfiere más en la vida general familiar, es decir, en el papel cariñoso de la madre en la crianza de los niños, etc.", señaló Major. "Quizá el marido está más capacitado para dejar a la esposa que ésta cuando hay problemas importantes".

El estudio aparece en la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research.

.

¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales