¿Acción internacional contra el mal uso de antibióticos?

La resistencia a los antibióticos se está propagando a una velocidad alarmante, según un grupo de expertos. El tratamiento de muchas enfermedades infecciosas depende actualmente de unos pocos medicamentos.

Dichos científicos piden una respuesta mundial coordinada a gran escala, la misma que los esfuerzos para abordar el cambio climático, por ejemplo. A su juicio, sin un compromiso internacional para hacer frente al problema, el mundo se enfrenta a un futuro en el que simples infecciones que han sido tratables durante décadas se vuelven enfermedades mortales.

Los autores de esta petición, publicada en la revista 'Nature', Dr. Mark Woolhouse, de la Universidad de Edimburgo y el doctor Jeremy Farrar, del Wellcome Trust, en Reino Unido, recomiendan crear una organización mundial similar al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) para dirigir una respuesta internacional a este problema.

Ya hay cepas de infecciones resistentes a los fármacos conocidos.

Tan grave como el cambio climático

Afirman los expertos que la creciente resistencia a los antimicrobianos es similar a la amenaza del cambio climático, un proceso natural agravado por la actividad humana. A día de hoy, la respuesta internacional a esta amenaza, causada por el mal uso de estos medicamentos ha sido muy pobre, afirman los autores.

El organismo independiente cuya creación sugieren debería trabajar codo con codo con los gobiernos nacionales y las entidades internacionales que se encargarían de seguir sus recomendaciones.

Cepas resistentes a los medicamentos conocidos

En un mundo sin antibióticos, procedimientos quirúrgicos hoy de rutina podrían llegar a ser mortales, afirman estos científicos, y advierten de que los tratamientos para el cáncer y la diabetes, así como los trasplantes de órganos, serían imposibles en su forma actual.

Farrar asevera que la Organización Mundial de la Salud ha perdido oportunidades para liderar el problema y se ha avanzado muy poco. "El resultado ha sido la aparición de cepas de infecciones, como la tuberculosis, la malaria, la neumonía y la gonorrea, que resisten todas las clases de medicamentos conocidos. Necesitamos un nuevo órgano independiente que no sólo controle la propagación de la resistencia a los antimicrobianos, sino también conduzca y dirija los esfuerzos para contenerla", demandan.

.

¿Le ha parecido interesante?

3 votos, media: 4.33 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales