En caso de ACV, cada minuto es vital

Para las víctimas de un accidente cerebrovascular (ACV), 15 minutos pueden significar entre la vida y la muerte, halla un estudio reciente.

¿Sabría distinguir los síntomas..?

Un tratamiento rápido reduce el riesgo de muerte de los pacientes de ACV y aumenta sus posibilidades de poder volver a caminar y de regresar a casa tras el alta hospitalaria, según el estudio, que aparece en la revista Journal of the American Medical Association.

"Estos hallazgos avalan los esfuerzos intensivos por concienciar a la sociedad de la importancia de acelerar el ingreso del paciente para su tratamiento inmediato", señaló en un comunicado de prensa de la revista el Dr. Jeffrey Saver, de la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California.

Los investigadores examinaron datos de más de 58,000 pacientes que sufrieron un ACV isquémico (en que el flujo sanguíneo al cerebro se bloquea) y que fueron tratados con trombolíticos en un plazo de cuatro horas y media tras el inicio de los síntomas de ACV. El estudio se llevó a cabo en casi 1.400 hospitales de EE.UU., entre 2003 y 2012.

¿Sabría identificar un ACV?

Si el paciente no puede hacer alguna de las tres:

Avise inmediatamente al SAMUR, al 061 o a una ambulancia.

  • Sonreír
  • Contar hasta diez
  • Mover bien los brazos

El tiempo promedio entre el inicio de los síntomas y el tratamiento fue de dos horas y 24 minutos. El 9 por ciento de los pacientes fueron tratados en un plazo de 90 minutos, el 77 por ciento fueron tratados entre 91 y 180 minutos tras el inicio de los síntomas de ACV, y alrededor del 14 por ciento fueron tratados entre 181 y 270 minutos tras el inicio de los síntomas.

Entre los factores, asociados con un menor tiempo entre el inicio del episodio y el tratamiento, se hallaban una mayor gravedad del ACV, la llegada de la ambulancia y la llegada al hospital en el horario regular.

Casi el 9 por ciento de los pacientes murieron en el hospital, el 5 por ciento tuvieron hemorragia intracraneal, el 33 por ciento podían caminar cuando fueron dados de alta del hospital y el 38 por ciento fueron dados de alta y volvieron a casa.

Por cada quince minutos menos para el inicio de la terapia con APT, los pacientes tenían menos probabilidades de morir o de sufrir un derrame cerebral y eran más propensos a caminar y volver a casa con el alta hospitalaria, según el estudio.

Por ejemplo, los pacientes con un periodo de espera entre el ACV y el tratamiento de 90 minutos tenían un 26 por ciento menos de probabilidades de morir, un 28 por ciento menos de probabilidades de sufrir un derrame, un 51 por ciento más de probabilidades de poder caminar y un 33 por ciento más de probabilidades de ser dados de alta y enviados a casa, en comparación con los que tuvieron un periodo de espera entre el inicio de los síntomas y el tratamiento de 181 a 270 minutos.

.

¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales