6 cosas que debería saber sobre sexo

La comunicación es esencial en casi todos los aspectos de nuestras vidas. Pero se diría que estamos dando demasiada importancia a las redes sociales, en detrimento de la comunicación las personas a nuestro alrededor, con nuestros íntimos. Una encuesta sobre vida sexual realizada en 2014 mostró que un sorprendente 61% de los encuestados creía que era posible mantener una relación de pareja feliz sin que hubiera sexo de por medio.

Créase esto o no, un nuevo estudio muestra la gran importancia del sexo en una relación de pareja.

El estudio muestra algunos aspectos que todos deberíamos conocer:

1. ¡Es bueno hablar de sexo..!

En las sesiones de terapia de pareja, se pone de manifiesto la dificultad de los pacientes de abrirse en lo tocante a la vida sexual, considerada cono tabú, algo que debe ser privado e incluso escondido. Pero la realidad es que el sexo es una parte crucial de nuestra personalidad: juega un papel vital en la determinación de nuestra identidad y en la modelación de las relaciones que elegimos a lo largo de la vida.

Es bueno hablar de ello, y no hay nada degradante o inconveniente en hacerlo. Se puede pensar que el sexo no es relevante en muchos aspectos de la vida, pero, a veces, compartir los pensamientos sexuales más íntimos puede explicar otros aspectos de nuestra personalidad aparentemente inconexos.

2. ... pero no SOLO de sexo.

El sexo es a menudo el síntoma, no la causa. Mucha gente acude a terapia con la intención de resolver un tema sexual y en general tienden a centrarse exclusivamente en el sexo, y no hablar de nada más. Y, a medida que se profundiza en el problema, se va poniendo de manifiesto que lo que sucede en la cama está más que relacionado con otros pensamientos o sentimientos. Algo tan aparentemente inocuo como mudarse de casa o cambiar de trabajo tiene un impacto insospechado en la libido, por cuanto que tendemos a concentrarnos en ese nuevo problema. Es importante, en consecuencia, ver las cosas en toda su amplitud: ver la foto completa.

3. NADA de lo que le cuente va a sorprender al terapeuta.

Se acude a terapia por todo tipo de problemas sexuales. Puede afectar a la propia orientación, a cualquier aspecto fetichista o para investigar disfunciones que los pacientes creen que les impiden llevar la vida sexual que realmente quieren.

No importa si la consulta le resulta embarazosa o incluso violenta. El terapeuta no va a juzgarle en absoluto y se mostrará tranquilo e imparcial durante la conversación o conversaciones que requiera el problema. Los problemas sexuales son muy comunes y tenga la seguridad de que el terapeuta ya conoce el suyo, sea cual sea. Aunque piense usted que puede ser muy raro o inusual, lo cierto es que con seguridad alguien se lo ha planteado anteriormente.

4. El principal órgano sexual es el cerebro

En general, tendemos a centrarnos en los genitales, olvidando a menudo la mente. El sexo es un proceso profundamente psicológico y lo que “pone” a una persona puede enfriar a otra. La causa radica en que los estímulos sensoriales nos afectan de maneras muy diferentes, y asociamos negativa o positivamente las diferentes situaciones, a menudo relacionadas con experiencias anteriores. Uno puede divertirse mucho con su cuerpo, pero una sexualidad completa necesita también a la mente. Después de todo, es el cerebro el que se ve inundado por un cóctel mágico de secreciones –dopamina, serotonina, oxitocina y endorfinas– y es quien genera el orgasmo.

5. El sexo significa cosas diferentes para personas diferentes en momentos diferentes.

No hay una única definición de “buena vida sexual”. La sexualidad es fluida y las necesidades y deseos pueden cambiar drásticamente de una persona a otra, e incluso de un día para otro. Por ejemplo, al principio de la relación todo se centra en la pasión, el placer y el deseo y, con el tiempo, tiende más a basarse en la intimidad y en la conexión psicológica, máxime si la pareja decide tener hijos. Además, las parejas pueden evolucionar de forma diferente, como pueden cambiar las necesidades de ambos, y aquí radica la importancia de hablar claro sobre sexo.

Más sobre sexo...

Y relaciones de pareja en nuestra sección:

Sexualidad y Relaciones de pareja

    6. No lo deje pasar

    Si tiene una inquietud o un problema sexual, cuanto antes lo encare, mejor. Si no se siente cómodo hablándolo con su pareja, un familiar o un amigo, acuda a un terapeuta experto en sexualidad y cuénteselo. Cuanto más espere es más probable que el tema se enquiste en su mente o se complique cada vez más. Siempre es mejor afrontar los problemas que dejar pasar el tiempo en la esperanza de que éste los resolverá.

    Cada vez es más habitual que la gente consulte los temas sexuales, de modo que no hay necesidad de apechugar solo con las preocupaciones. Todo el mundo merece una buena vida sexual: usted también.


    ¿Le ha parecido interesante?

    22 votos, media: 3.32 sobre 5

    Comparta en Redes Sociales