Virus respiratorio sincitial

¿Qué es el virus respiratorio sincitial?

El virus respiratorio sincitial (VRS) es la causa principal de enfermedad del tracto respiratorio inferior en niños pequeños. Es un virus de la familia de los paramixovirus y fue descubierto por vez primera en 1965.

Los lactantes infectados por este germen requieren ingreso hospitalario para asegurar una buena asistencia de sostén.

¿A qué regiones del mundo afecta esta infección?

La distribución del virus es universal y se ha detectado en regiones geográficas con climas muy diferentes. En todas las comunidades se manifiesta en una elevación en el número de casos de bronquiolitis (inflamación de los bronquiolos, es decir, de las zonas terminales y de menor calibre de los bronquios) y neumonías en edades infantiles así como una elevación paralela del número de ingresos hospitalarios de niños pequeños con enfermedad aguda del tracto respiratorio inferior.

¿En qué momento del año son más frecuentes las infecciones por el virus respiratorio sincitial?

La infección primaria se produce, como se ha indicado, en los niños muy pequeños. Los brotes de infección aparecen anualmente, generalmente en invierno o en primavera, con un patrón que se puede predecir en la mayoría de los casos.

Curiosamente cuando el virus respiratorio sincitial aparece en una comunidad lo hace como "actor único", es decir, rara vez otros agentes respiratorios virales producen infección simultánea con este virus.

¿Es una infección frecuente?

El número de casos identificados como causados por virus sincitial respiratorio varía de acuerdo con la población estudiada y los métodos empleados; se estima que durante el período álgido de una epidemia puede aislarse hasta en el 85% de los niños pequeños ingresados en el hospital con enfermedad aguda del tracto respiratorio inferior. En contraste, este virus raramente se aísla en niños que no tienen enfermedad respiratoria.

Saber más

Vea nuestra sección 'Los pulmones' y lea numerosos artículos relacionados.

    Se calcula que entre el 11% y el 19% de los niños menores de un año enfermarán de bronquiolitis y que un 15% de ellos requerirá hospitalización. En España se ha estimado que el virus respiratorio sincitial motiva de 15.000 a 20.000 visitas de urgencia / año y de 7.000 a 14.000 hospitalizaciones por año. El número de muertes por VRS puede oscilar entre 70 y 250 por año. Estas cifras indican que la enfermedad se produce generalmente en lactantes, disminuyendo la frecuencia de nuevos casos a medida que el niño se hace mayor.

    ¿Cuáles son los principales factores que influyen en la aparición de la enfermedad?

    Se han descubierto tres factores principales que parecen influir en la incidencia de la enfermedad: la edad, el sexo y los factores socioeconómicos.

    • La enfermedad es más grave en los lactantes más pequeños.
    • Los varones tienen una mayor incidencia de enfermedades del tracto respiratorio inferior; también es mayor el número de varones que ingresa en un hospital con la enfermedad, lo cual significa que la infección en ellos es más grave.
    • Los niños provenientes de clases socioeconómicas más pobres tienen infecciones más graves.

    ¿Se puede adquirir varias veces la enfermedad?

    Cuando el virus respiratorio sincitial penetra en el organismo se produce una activación del sistema inmune que genera anticuerpos, es decir, defensas dirigidas contra el patógeno de forma específica, pero debido a que el virus tiene variaciones antigénicas (presenta pequeñas mutaciones que le permiten escapar al reconocimiento de nuestro sistema inmune) las infecciones repetidas por el virus sincitial respiratorio son frecuentes y ningún grupo parece estar protegido plenamente.

    Publicidad

    ¿Cuáles son los principales síntomas de la enfermedad?

    La infección por este virus, a diferencia de otros, raramente es asintomática. En la mayoría de las ocasiones se manifiesta con una enfermedad del tracto respiratorio inferior en forma de neumonía (infección en el pulmón), traqueobronquitis (la inflamación afecta a los bronquios y a la tráquea) o bronquiolitis; también puede producir fiebre u otitis media, como ahora veremos.

    La enfermedad del tracto respiratorio inferior suele estar precedida por una infección del tracto respiratorio superior con congestión nasal y faringitis, la temperatura suele ser elevada (entre 38°C y 40ºC) y su duración oscila entre dos y cuatro días. El paciente suele tener tos, que es el signo más sobresaliente de la enfermedad; la tos no es persistente, sino que aparece y desaparece, y en ocasiones se asocia a vómitos. A los pocos días la tos se hace más evidente y se acompaña de dificultad respiratoria.

    La otitis media es una complicación frecuente de la infección por virus respiratorio sincitial en niños pequeños, más frecuente en los lactantes, sufriendo molestias en el oído.

    ¿Qué complicaciones puede producir la infección del virus respiratorio sincitial?

    Las complicaciones de la infección de este patógeno se producen especialmente en los lactantes que padecen trastornos cardiopulmonares congénitos o en los lactantes prematuros, de muy bajo peso al nacer.

    Las complicaciones a corto plazo incluyen la apnea (respiraciones muy espaciadas en la que el niño pasa segundos sin respirar), la insuficiencia respiratoria (la cantidad de oxígeno que lleva la sangre es muy inferior a lo que debiera llevar) y, más excepcionalmente, infecciones bacterianas asociadas.

    ¿Cuál es el tratamiento de la infección por el virus respiratorio sincitial?

    Los lactantes infectados por este germen requieren ingreso hospitalario para asegurar una buena asistencia de sostén. Este aspecto es de suma importancia, puesto que exigen monitorización del estado respiratorio y del nivel de oxígeno en sangre. Entre el tratamiento farmacológico utilizado existen algunos fármacos antivirales de gran eficacia como es la rivabirina.

    ¿Se puede realizar algún tipo de prevención?

    Está en estudio el desarrollo de una vacuna eficaz y segura contra el virus respiratorio sincitial, pero ciertos aspectos del virus hace que se esté retrasando su aparición.

    La prevención es preferible al tratamiento, pero desgraciadamente es un objetivo que todavía no se ha alcanzado. Esto se debe a que la edad de los pacientes es muy temprana y dificulta la intervención preventiva sobre la enfermedad. Algunos estudios han sugerido que la lactancia condiciona una serie de defensas y protege al niño contra la infección, ya que los niños amamantados con leche materna requieren menor número de ingresos.

    El virus se contagia a través de las gotitas de saliva, pero de forma indirecta también lo puede hacer desde las manos que tocan las secreciones infecciosas que contaminan superficies en el medio ambiente, por lo que el lavado cuidadoso de las manos es de suma importancia.

    . .

    ¿Le ha parecido interesante?

    1 votos, media: 5 sobre 5

    Comparta en Redes Sociales