Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud
Publicidad

Vegetaciones o adenoides

¿Qué son las vegetaciones?

Las vegetaciones también se conocen en términos médicos como adenoides. Las vegetaciones son unas glándulas que forman parte del sistema de defensa contra las infecciones en la infancia, que el organismo tiene situadas en la garganta. Se encuentran situadas en la parte posterior de la nariz, justamente por detrás del paladar y de la campanilla (úvula). Las vegetaciones van aumentando de tamaño, desde el nacimiento hasta aproximadamente los cuatro años, para luego ir disminuyendo hasta desaparecer en la edad adulta.

Dibujo de una sección de las vías respiratorias

Cualquier inflamación de las vegetaciones, con su abundante mucosidad, obstruye la nariz, descarga moco en la garganta y bloquea la ventilación de los oídos.

©NetDoctor/Veisland

El principal inconveniente de las vegetaciones es que están situadas precisamente en la confluencia de la nariz, la garganta y las dos trompas de Eustaquio, que son los dos conductos que dan ventilación a cada uno de los oídos. Cualquier inflamación de las vegetaciones, con su abundante mucosidad, obstruye la nariz, descarga moco en la garganta y bloquea la ventilación de los oídos.

¿Qué síntomas causan las vegetaciones?

Las vegetaciones aumentan de tamaño por repetidas infecciones durante la infancia. Cuando las vegetaciones se infectan, producen una gran cantidad de mucosidad espesa que tapona nariz, garganta y oídos.

Los síntomas principales son:

  • Una obstrucción nasal con abundante moco espeso, lo que impide que el niño pueda respirar por la nariz, provoca que tenga una voz gangosa, respire por la boca y, durante la noche, ronque al dormir. En alguna ocasión puede acompañarse de sinusitis.
  • Abundante mucosidad en la garganta, que el niño puede tragar y luego expulsar como vómitos de moco, o bien se puede quedar en la propia garganta, produciéndole una voz ronca.
  • Dolor de oídos y, en infecciones repetidas de las vegetaciones, puede producirse supuración de oídos, de uno o de los dos.

De interés

Vea en 'Otorrinolaringología' toda la información referente a nariz, oídos y garganta. Le sugerimos:

¿Qué complicaciones se pueden presentar con las vegetaciones?

Las principales complicaciones son:

  • Mal aliento, sobre todo por la mañana, cuando se levanta del sueño nocturno.
  • Al no poder respirar normalmente por la nariz, el niño tiene que hacerlo por la boca, lo que conlleva, a la larga, deformaciones en el desarrollo del paladar, que se hace muy alto y estrecho, dificultando así la salida de los dientes.
  • Si a la obstrucción nasal se le añaden también unas amígdalas muy aumentadas de tamaño, se pueden presentar paradas respiratorias durante el sueño, que es lo que se conoce médicamente como síndrome de apnea obstructiva del sueño.
  • La abundante mucosidad espesa en la garganta puede contribuir a veces a la producción de bronquitis, de repetición y, en raras ocasiones, a neumonía, debido a que las vegetaciones actúan como un foco infeccioso persistente.
  • Las otitis de repetición pueden provocar la perforación del tímpano, haciendo que el oído en el niño no se desarrolle adecuadamente, convirtiéndose así en una otitis crónica.

Consultas al médico

Vea en nuestra sección 'Pregunte al médico' algunas consultas de interés realizadas por nuestros usuarios y respondidas por NetDoctor.

    ¿Qué otras circunstancias pueden producir obstrucción nasal en los niños?

    Por cualquier cuerpo extraño que el niño se haya introducido en la nariz, por desviación del tabique nasal (que puede ser de nacimiento o debida a un golpe en la nariz) o también en los casos de alergia en que se produce una hinchazón del interior de la nariz (mucosa nasal).

    ¿Cómo se diagnostican las vegetaciones?

    En primer lugar, por los síntomas que presenta el niño. El aumento de las vegetaciones puede comprobarse en los niños más pequeños, de menos de dos años, mediante la palpación de las mismas, y en los niños mayores realizando una radiografía.

    La endoscopia, que es la introducción de un tubito con una cámara y una luz en su extremo, es igualmente de utilidad y a menudo complementaria de la radiografía. El especialista puede introducir el endoscopio o tubito por la nariz o por la boca para examinar las diferentes estructuras afectadas: nariz, faringe, cavum, laringe. Suele usarse con vistas a la intervención quirúrgica de extirpación de las vegetaciones (adenoidectomía).

    ¿Cuánto sabe usted?

    ¿Sabe usted distinguir un catarro de una gripe? Haga nuestro test y compruébelo.

      ¿Tienen tratamiento las vegetaciones?

      • Con medicinas: El tratamiento con medicamentos tiene la finalidad de eliminar la infección de las vegetaciones, haciendo desaparecer la abundante mucosidad espesa; sin embargo no puede reducir el tamaño de las vegetaciones.
      • Quirúrgico: La intervención tiene como finalidad eliminar las vegetaciones, lo que consigue hacer desaparecer tanto la mucosidad como la propia obstrucción mecánica producida por la masa de vegetaciones.

      ¿Cuándo hay que operar las vegetaciones?

      La indicación de una operación de vegetaciones se establece cuando existen complicaciones como pueden ser: la obstrucción de la nariz con respiración por la boca, ronquidos, catarros frecuentes de nariz, bronquitis frecuentes, dolor y supuración de oídos.

      ¿Puede ocasionar algún problema la operación de vegetaciones?

      No existe evidencia de que la operación de vegetaciones en los niños ocasione ningún problema en cuanto a sus defensas. Esto es debido a que son necesarias en los bebés, pero no tienen función específica en niños mayores. Lo normal es que, una vez extirpadas, no se vuelvan a reproducir las vegetaciones.

      ¿Cómo es la operación de vegetaciones?

      La operación de vegetaciones en niños se conoce en términos médicos como adenoidectomía. El cirujano responsable es el otorrinolaringólogo, que se encarga de las enfermedades de la garganta, nariz y oídos.

      La forma de realizar la operación de vegetaciones suele ser la siguiente: en primer lugar, el anestesista estudia al niño concienzudamente. En la actualidad se suele utilizar la anestesia general para este tipo de operaciones. La técnica que se emplea habitualmente es la eliminación de las vegetaciones en su totalidad, realizando un esmerado legrado, o raspado, de toda la zona, a través de la boca. La duración de la operación de vegetaciones oscila entre 5 y 10 minutos. El periodo que va desde la operación hasta el alta hospitalaria suele ser de unas seis u ocho horas, con lo cual si el niño se operó por la mañana, puede dársele el alta por la tarde. El alta va acompañada de unos consejos médicos. El seguimiento sanitario se completa con el alta definitiva, que suele producirse a la semana de la operación.

      Generalmente se entregan unas instrucciones a los padres, con el fin de informarles de la operación de vegetaciones.

      Instrucciones a los padres sobre la operación de vegetaciones

      Estas instrucciones se entregan en la consulta médica, una vez se ha establecido que hay que operar al niño.

      Instrucciones para antes de la operación

      • El niño tomará la medicación que le aconseje su especialista, evitando siempre tomar aspirina.
      • El niño deberá cenar normalmente la noche antes de la operación y, desde ese momento, no podrá tomar ningún alimento por la boca, ni agua, hasta unas cinco horas después de la operación.

      Instrucciones para después de la operación

      Dieta: durante las cinco horas siguientes a la operación, el niño no podrá tomar ningún alimento por la boca, ni agua, por mucha sed que pueda tener. A partir de las cinco horas, y durante las primeras 24 horas después de la operación, se iniciará una dieta líquida basada en agua, leche, zumos, batidos, caldos templados y refrescos. Luego, se pasará a una dieta blanda a base de purés, yogur, natillas o flanes, terminando con una dieta normal. A partir de las primeras 24 horas, el niño podrá beber y comer normalmente, ya que la situación tras la operación de vegetaciones no es especialmente dolorosa.

      Régimen de vida: durante los siete días después de la operación, el niño estará tranquilo, sin salir de casa, aunque no es necesario que esté en cama. No deberá realizar esfuerzos físicos ni exponerse a excesivo calor o excesivo frío.

      Medicación: desde el día siguiente a la operación, el niño comenzará a tomar los medicamentos que le haya prescrito el otorrinolaringólogo.

      Hechos normales que pueden ocurrir después de la operación

      Un vómito oscuro de sangre digerida, más o menos abundante, aislado y dentro de las cuatro a seis horas siguientes a la operación.

      La operación de vegetaciones no es dolorosa, pero si nota dolor de garganta y/o extendido a los oídos, puede utilizarse un supositorio analgésico infantil en las primeras horas después de la operación.

      Lo habitual es que no se presente fiebre, pero en el caso de tener unas décimas, sobre todo por las tardes en los días siguientes a la operación, y sobre todo si estas décimas suben más de 38ºC se podrá poner un supositorio para la fiebre con el fin de bajarla. Nunca se deberá utilizar aspirina ni contra el dolor ni contra la fiebre hasta que hayan pasado 30 días tras la operación.

      Es habitual tener mal aliento tras la operación, que irá disminuyendo progresivamente. Este mal olor proviene de unas zonas blancas que se forman sobre la parte operada; esto significa que se está produciendo la cicatrización de la herida operatoria, pero no significa que se haya infectado la herida.

      Hechos anormales que pueden ocurrir después de la operación

      • Que en cualquier momento después de la operación el niño empezase a expeler sangre roja de forma continuada y sin hacer esfuerzo alguno por nariz y/o boca.
      • Que persistan los vómitos oscuros mas allá de las 6 horas siguientes a la operación. En ambos casos deberá ponerse en contacto con su especialista o bien acudir al servicio de urgencias de su hospital más cercano.

      Otras advertencias:

      • Si el niño no ha realizado ninguna deposición en las 48 horas siguientes a la operación deberá ponérsele un supositorio de glicerina infantil.
      • Una vez operado de vegetaciones, el niño no deberá carraspear, toser, ni hacer esfuerzos de garganta, sobre todo los primeros días tras la operación.
      • El niño no deberá sonarse la nariz, por muy obstruida que la note, durante los 7 días siguientes a la operación.

      Revisión tras la operación

      Su otorrinolaringólogo le dará cita indicando el lugar, el día y la hora para efectuar la primera revisión después de la operación de vegetaciones.

      Complicaciones

      Como se ha comentado anteriormente, en pocas ocasiones puede producirse hemorragia inmediata o tardía, en relación con la operación. La hemorragia inmediata suele producirse poco después de la intervención, y la hemorragia tardía, hasta una semana tras la misma. La sangre en ambos casos es roja, abundante y continua, por nariz y/o boca. En tal caso, se debe acudir inmediatamente al centro sanitario con el fin de prevenir otras consecuencias.

      Resultados

      Lo habitual es que el niño se recupere en 24 horas, comience a respirar normalmente por la nariz, gane peso y crezca de manera sana para completar su desarrollo satisfactoriamente.

      Dr.  Lars Trier Hansen  (especialista en Otorrinolaringología) , Dr.  Robert Mills  (especialista en Otorrinolaringología) .

      Última versión: 2014-10-31

      NetDoctor tiene un servicio de consultas gratuitas en la Red. Por favor si tiene alguna duda que consultarnos, diríjase al servicio 'Pregunte al médico'. No atenderemos ninguna consulta en este foro ni en ningún otro. Este servicio no trata de sustituir la visita a su médico, sino que se presta a título orientativo. Por favor, recuerde que siempre que esté enfermo o tenga dudas sobre el estado de su salud debe ponerse en contacto con su médico.