Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud
Publicidad

Vacunas en la infancia

¿Qué son las vacunas?

Las vacunas son sustancias que "engañan" al sistema inmunológico de nuestro organismo por hacerle creer que existe una infección y provocar con ello toda una respuesta inmunitaria de rechazo al germen concreto. Dicha respuesta se mantiene en el tiempo, de manera que cuando más tarde se produzca una transmisión del microbio éste no consiga penetrar excesivamente en el organismo gracias a que nuestro sistema inmunológico aprendió muy bien a deshacerse de él cuando fue estimulado por la vacuna.

Saber más

¿Quiere saber más? Visite nuestra sección 'Los niños' donde encontrará numeroso artículos relacionados.

    Las vacunas salvan millones de vidas en todo el mundo y son una manera eficaz, segura y económica de prevenir un gran número de enfermedades, algunas de ellas mortales. Las vacunas son especialmente necesarias en las zonas del mundo en donde se produce una gran incidencia de enfermedades infecciosas transmisibles y en donde no hay medios adecuados de atender debidamente a toda la población, como ocurre en los países del tercer mundo.

    ¿Cómo está estructurado el programa de inmunización de los niños españoles?

    En casi todos los países una de las medidas fundamentales de protección a la infancia son los planes obligados de vacunación. Aunque varía en algunas Comunidades Autónomas, en España tenemos el siguiente calendario vigente desde el 1 de noviembre de 2000 (actualizado a 1 de Junio de 2005) :

    Edad, vacunas de la infancia y forma de administración:

    Edad Vacunación
    Recién nacido Hepatitis B*: una inyección
    2 meses Polio: vía oral
    HIB: una inyección
    Difteria-tétanos-tosferina: una inyección
    Hepatitis B: una inyección
    Meningococo C: una inyección
    4 meses Polio: vía oral
    HIB: una inyección
    Difteria-tétanos-tosferina: una inyección
    Meningococo C: una inyección
    6 meses Polio: vía oral
    HIB: una inyección
    Difteria-tétanos-tosferina: una inyección
    Hepatitis B: una inyección
    Meningococo C: una inyección
    15 meses Triple vírica** (sarampión, rubeola y parotiditis): una inyección
    18 meses Polio: vía oral
    Difteria-tétanos-tosferina: una inyección
    HIB: una inyección
    4 años Polio***: vía oral
    Difteria*** - tétanos - tosferina: (acelular): una inyección
    Triple vírica: una inyección
    11 años Triple vírica****: una inyección
    Hepatitis B*****: una inyección
    14 años Tétanos-difteria (tipo adulto): una inyección
    Virus Papiloma Humano (3 dosis)******

    * Este es el esquema de vacunaciones para los niños nacidos de madres HbsAg negativo (madre no portadora de hepatitis B). En hijos de madre portadora de la hepatitis se administrará también gammaglobulina al nacimiento, al mes y a los 6 meses. En casos en los que no se realizó el diagnóstico prenatal de la enfermedad se dará la pauta de 0-1-6 sin gammaglobulina.

    ** En niños en riesgo se puede adelantar a los 12 meses.

    *** Los niños de 6 años deben recibir una dosis de DT y polio.

    **** Segunda dosis de triple vírica. Se mantiene transitoriamente para los niños no vacunados a los 4 años.

    ***** Para no vacunados previamente, 3 dosis de Hepatitis B con pauta 0-1-6 meses. Actualmente no es necesaria la revacunación en población inmunocompetente (defensas inmunológicas normales), si se han recibido 3 dosis de Hepatitis B, ni realizar estudio de anticuerpos tras la vacunación.

    ******Sólo niñas. La pauta de vacunación son 3 dosis (0-1-6 ó 0-2-6 meses, según la vacuna administrada)

    ¿Cuánto sabe usted...

    ...de salud infantil? ¿Distingue entre un catarro o gripe? Véalo haciendo nuestros tests.

      Abreviaturas:

      • HIB: Vacuna contra la bacteria haemophilus influenzae, tipo B, causante de meningitis (meningitis cerebroespinal) y epiglotitis.
      • Triple vírica: Vacuna contra el sarampión, la parotiditis (paperas) y la rubéola.

      La vacuna contra el meningococo C se ha introducido en el calendario español desde el 1 de noviembre de 2000 para todos los niños nacidos a partir de esta fecha. Además de ser incluida en el calendario vacunal, se ha realizado una campaña de vacunación masiva para los menores de 5 años (nacidos a partir del 1 de noviembre de 1994); se han administrado 3 dosis de vacuna a los menores de 6 meses, 2 dosis a los niños con edades entre los 7 y 12 meses y 1 dosis a los niños con edades de 13 meses a 5 años.

      Recientemente la Asociación Española de Pediatría (AEP) ha incluido entre sus recomendaciones la vacunación universal frente al neumococo y la varicela. El neumococo es responsable de meningitis severas, neumonías y otitis. La vacuna antineumocócica heptavalente muestra una elevada eficacia ante estos procesos que llega a alcanzar el 90% según algunos estudios. Está indicada en niños menores de 24 meses o aquellos niños que, aún siendo mayores, tengan otros factores de riesgo (asistencia a guarderías, alteración de las defensas inmunológicas...).

      Pauta de administración:

      Edad Administración
      2-6 meses 3 dosis separadas por 4-8 semanas
      1 dosis de recuerdo a los 12-15 meses
      7-11 meses 2 dosis separadas por 4-8 semanas
      1 dosis de recuerdo a los 12-15 meses
      12-23 meses 2 dosis separadas por 8 semanas
      2-5 años 1 dosis en niños sanos
      2 dosis separadas por 8 semanas en niños de riesgo

      Del mismo modo, la vacuna con virus atenuados contra la varicela muestra una eficacia en niños sanos superior al 95%. La administración es única, y está indicada especialmente en niños mayores de un año que no han pasado esta enfermedad.

      El Comité Asesor de Vacunas de la AEP ha recomendado la vacunación universal frente al neumococo a los 2, 4, 6 meses, y una última dosis entre los 12 y 24 meses de vida; el empleo de la vacuna contra la varicela se debería aplicar entre los 12 y 18 meses de vida, con una dosis de recuerdo a los 11-12 años.

      Asímismo, el Ministerio de Sanidad y consumo ha aprobado la nueva vacuna contra el virus papiloma humano (VPH) para niñas y adolescentes que aún no han iniciado su vida sexual activa (entre los 11 y los 14 años). El virus papiloma humano es detectable hasta en el 70% de todos los cánceres de cuello de útero.

      El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ha aprobado por unanimidad la inclusión de dicha vacuna en el calendario de vacunación y se implantará antes de finales de 2010, "en función de las necesidades, prioridades y logística de los programas de vacunación de cada comunidad autónoma y de las disponibilidades de vacunas".

      Dicha vacuna, en tres dosis via intramuscular, es efectiva -según varios estudios- entre los 9 y los 26 años.

      ¿Por qué es importante vacunar a un niño?

      • La vacunación constituye uno de los mayores avances de la medicina, ya que es capaz de evitar la aparición de enfermedades graves que hace años eran responsables de una elevada tasa de complicaciones y mortalidad en la población infantil.
      • La vacunación actúa estimulando el sistema inmune de forma que éste crea una protección frente a las enfermedades contra las que se vacuna; según el tipo de vacuna la protección puede durar toda la vida o un determinado número de años.

      Los efectos secundarios se presentan con cierta frecuencia en la vacunación, pero siempre las ventajas que ofrece la misma superan con creces la posible aparición de algún efecto adverso, en su gran mayoría de carácter leve; esto es algo importante que debe ser tenido en cuenta por padres que desconfían del gran avance que supone la misma.

      ¿Se debe vacunar a un niño con fiebre?

      Una de las dudas más habituales que se suelen presentar a los padres es en qué situaciones la vacunación debe ser pospuesta. Dada la elevada frecuencia de procesos catarrales en la infancia, inicialmente sólo se debe posponer la vacunación en los niños con procesos moderados o graves con o sin fiebre; en general no se vacuna si la fiebre es alta. Si el niño está resfriado, pero su temperatura es normal, no hay ningún problema en vacunarle.

      ¿Cuáles son los efectos secundarios de los diferentes tipos de vacunas?

      Las reacciones ante la vacunación pueden ser locales o generalizadas. La presencia de hipersensibilidad a alguno de los componentes de la vacuna puede causar un cuadro de alergia que puede ser grave y que contraindica la vacunación; la aparición de fenómenos alérgicos es infrecuente.

      Las vacunas contra la difteria, tétanos más tosferina, meningitis por Haemophilus y difteria más tétanos: pueden originar de forma localizada un área de eritema e hinchazón en el lugar de inyección de la vacuna, que desaparecerá en pocos días. También puede aparecer fiebre en las primeras 24-48 horas después del pinchazo, que habitualmente cede bien con antitérmicos.

      La vacuna triple vírica: puede causar una breve reacción que sólo durará unos días o producir fiebre en un período máximo de tres semanas después de la vacunación. En algunos casos los niños pueden presentar cuadros similares a los de la enfermedad de la que han sido vacunados, pero en una forma más leve. Por ejemplo, algún proceso catarral, reacción cutánea, fiebre, aumento de los ganglios linfáticos y de los glándulas salivares dependiendo de la vacuna administrada; en ningún caso el niño sufrirá la enfermedad por la vacunación.

      La nueva vacuna frente al meningococo C: los efectos adversos son similares al del resto de vacunas aunque pueden existir diferencias relacionadas con la edad del niño:

      • En los bebés es frecuente una reacción local con eritema e hinchazón en la zona de inyección.
      • En los niños hasta el año de vida puede ocurrir lo anterior pero también efectos más generalizados, como la presencia de alteraciones del sueño en 1 de cada 4 niños y febrícula en 1 de cada 20 casos.
      • Los niños en edad preescolar presentan una reacción local en 1 de cada 20 casos, y febrícula en los días siguientes a la vacunación en 1 de cada 50 niños.
      • Los niños en edad escolar y adolescentes presentan una reacción local en 1 de cada 4 niños, 1 de cada 50 tendrá febrícula y 1 de cada 100 presentará dolor intenso en el brazo de la inyección durante al menos 24 horas.

      La presencia de complicaciones graves como el daño cerebral, la anafilaxia (reacción alérgica seria) o la parálisis por poliomielitis secundarias a la vacunación son excepcionales.

      ¿Cuánto tiempo dura la protección que confiere la vacunación?

      Esto va a depender de cada vacuna, como vemos a continuación:

      • Difteria y tétanos: la protección dura al menos 10 años y posiblemente más.
      • Tosferina: su efecto es como mínimo de 3 años; no obstante, todavía se está estudiando. Por otro lado, aquellas personas que han sido vacunadas y contraen la enfermedad después la vacunación presentan una sintomatología más leve.
      • Meningitis por Hib: la protección es a largo plazo.
      • Polio: la protección es para toda la vida.
      • Sarampión, parotiditis y rubeóla: desde que la vacuna se desarrolló por primera vez parece que confiere protección de larga duración, probablemente para toda la vida.

      Dra.  Vibeke Manniche  (especialista en Pediatría) , Dr.  Stuart Crisp  (especialista en Pediatría) .

      Última versión: 2013-06-20

      NetDoctor tiene un servicio de consultas gratuitas en la Red. Por favor si tiene alguna duda que consultarnos, diríjase al servicio 'Pregunte al médico'. No atenderemos ninguna consulta en este foro ni en ningún otro. Este servicio no trata de sustituir la visita a su médico, sino que se presta a título orientativo. Por favor, recuerde que siempre que esté enfermo o tenga dudas sobre el estado de su salud debe ponerse en contacto con su médico.