Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud
Publicidad

Mama: Tumores benignos

¿Qué es un tumor benigno?

Podemos considerar de manera general que tumor, bulto y nódulo son palabras con el mismo significado, por lo que en un lenguaje más simple, vamos a referirnos a los bultos que aparecen en la mama. La mayoría de estos bultos no son de naturaleza cancerosa o maligna. Gran parte de las mujeres tienen bultos en el pecho y muchos de ellos, incluso detectados por ellas mismas, son zonas de tejido normal de la mama que pueden hacerse más visibles o aparentes justo antes de la regla.

Dibujo de la sección de una mama

Gran parte de las mujeres tienen bultos en el pecho, y muchos de ellos son zonas de tejido normal de la mama, que pueden hacerse más visibles o aparentes justo antes de la regla.

©NetDoctor/Veisland

Podemos distinguir muchas variedades de tumoraciones benignas de la mama, según sea la zona o tejido del que procedan. Los tipos más frecuentes son: fibroadenomas, quistes y mastopatía fibroquística.

Tipos de tumores benignos:

Fibroadenomas

Esta clase de tumores no constituye una enfermedad propiamente dicha, sino tan sólo un crecimiento mayor de algunas zonas de la mama. Son especialmente frecuentes en mujeres menores de treinta años, y se considera el tumor mamario más frecuente antes de la menopausia. Está relacionado con cambios hormonales en la mujer, y no hay relación clara con el uso de anticonceptivos orales. Es muy rara su transformación maligna. Casi nunca duelen, y su crecimiento suele ser lento. Son muy redondeados, tienen mucha movilidad dentro de la mama y pueden diagnosticarse mediante una combinación de exploración clínica, mamografías, ecografías y punción y aspiración de células con aguja fina.

¿Saber más?

Vea nuestra sección 'Salud femenina' y encontrará todo tipo de información sobre la salud de la mujer.

    Los fibroadenomas en la mujer no siempre necesitan ser extirpados. Al menos uno de cada tres de estos tumores se reduce de tamaño o desaparece por sí solo en dos años. Se puede optar por su extirpación en casos de aumento rápido o importante de tamaño, deformidad estética de la mama, molestias por el nódulo, o cuando la mujer esté preocupada y le cree cierta ansiedad.

    Quistes

    Los quistes son bultos lisos y móviles. En algunos casos, su especial tamaño los hace visibles con la simple observación. Pueden resultar dolorosos. Son más frecuentes en mujeres entre 40 y 50 años (es decir, próximas a la menopausia), encontrándose menos casos a los 20, 30 ó 60 años. El desarrollo de la mama atraviesa diferentes etapas. Cuando el pecho comienza su desarrollo es cuando los lóbulos aumentan de tamaño, y podemos encontrar el fibroadenoma. Las mamas siguen los ciclos menstruales y en esta fase algunas mujeres sienten dolor y abultamientos justo antes del periodo (lo que correspondería al desarrollo de la mastopatía fibroquística).Más tarde, los lóbulos de la mama se vuelven anómalos y pueden derivar en quistes. Los quistes vienen a ser una especie de envejecimiento de los lóbulos.

    ¿Y su autoestima?

    ¿Se gusta usted? Es vital quererse uno mismo. Haga nuestro test y vea si su autoestima está a la altura.

      Se diagnostican mediante mamografías, ecografías o punzando con una aguja en el tumor. El líquido extraído de los quistes presenta diferentes colores: desde el amarillo al azul oscuro, pasando por el verde. Estos líquidos suelen ser analizados tras su extracción para comprobar el tipo de quiste y su carácter benigno o maligno.

      De cada seis casos de quistes en mujeres, tres desarrollan un único quiste; dos llegan a tener entre tres y cinco a lo largo de su vida; y uno acaba desarrollando más de cinco quistes. No es necesario drenar cada vez los quistes, ya que pueden diagnosticarse fácilmente con una ecografía. Para algunos médicos, las mujeres con quistes presentan un riesgo algo mayor de contraer cáncer, aunque dicho riesgo no está corroborado de forma definitiva.

      Consultas al médico

      Vea en 'Pregunte al médico' algunas consultas efectuadas por nuestros usuarios y respondidas por NetDoctor:

        Mastopatía fibroquística

        Es la enfermedad más frecuente en la mama de las mujeres premenopáusicas. Tiene un origen hormonal y los síntomas que presenta suelen ser: dolor mamario, que puede estar o no relacionado con la menstruación; secreciones por el pezón; palpación de zonas más o menos irregulares o densas en las mamas, mal delimitadas, y por lo general, con sensación de palpar pequeños bultos. Es también una enfermedad benigna y su diagnóstico, además de hacerse por examen clínico se complementa con mamografías y punciones con aguja.

        Otros tumores:

        Podemos nombrar otros tumores o enfermedades que pueden aparecer como bultos en las mamas, y que pueden resultar más o menos benignos: papilomas, adenomas, tumor filodes, hamartoma, ginecomastia, lipomas, leiomiomas, hemangiomas.

        ¿Qué hacer ante un bulto en la mama?

        Como hemos dicho, no todos los nódulos mamarios van a comportarse como un cáncer. Por eso, lo fundamental es no perder la calma y acudir cuanto antes al médico de cabecera, o al ginecólogo habitual. Ellos recomendarán las pruebas necesarias para el diagnóstico correcto de la patología. Una vez hecho este diagnóstico, nos informarán sobre el tratamiento más apropiado que, en ocasiones, puede no ser necesariamente la cirugía.

        Dr.  J. Michael Dixon  (especialista en Cirugía General) .

        Última versión: 2011-06-12