Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud
Publicidad

Transfusiones ¿qué riesgos entrañan? ¿cuándo son necesarias?

¿Qué tipos de transfusiones existen?

Las transfusiones pueden ser de varios tipos dependiendo de la necesidad que presente el receptor en virtud de la enfermedad que padezca. La donación más común es la de concentrado de hematíes (los glóbulos rojos). Las enfermedades que pueden hacer imprescindible la transfusión de concentrados de hematíes son numerosas (hemorragia grave, leucemia aguda, anemia tras tratamientos de quimioterapia y radioterapia contra el cáncer, aplasia medular, cirugía mayor, síndrome mielodisplásico, anemia hemolítica, etc.), pero todas tienen como clave común la existencia de una anemia grave que no sea posible corregir por otro medio y que comprometa seriamente la función cardiocirculatoria y oxigenadora de la sangre en el organismo.

La anemia es la situación en que se produce escasez de hemoglobina, que es la proteína transportadora de oxígeno, presente en los glóbulos rojos. Si se produce anemia es siempre debido a que no hay en la sangre una cantidad suficiente de hemoglobina, lo que en general se corresponde con un número excesivamente bajo de glóbulos rojos, pero no siempre. Por ello la cifra clave del análisis de sangre de una persona que requiera una transfusión es el nivel de hemoglobina, que indica la capacidad total oxigenadora de su sangre. Cuando esta cifra es inferior a 9 g/dL suele ser necesario transfundir concentrados de hematíes, pero si el médico está convencido de que la hemoglobina podrá incrementarse en el paciente gracias a una previsible buena evolución de la enfermedad o por otros medios terapéuticos, puede decidir no hacerlo. La clave final de la decisión reside por encima de todo en el estado general del paciente y la reversibilidad o no de su anemia por otros medios.

El número de bolsas de concentrados de hematíes necesarias varía según cada caso, pero se debe decidir el volumen total justo que garantice la recuperación de un nivel de hemoglobina mínimo adecuado para remontar su mala situación, ni más ni menos.

La transfusión de plaquetas es otro tipo de transfusión necesaria para ciertos enfermos. Un concentrado de plaquetas se obtiene mediante la suma de las fracciones adecuadas procedentes de varias donaciones de sangre completa; por ello las plaquetas son un derivado de la sangre más preciado aún.

Seguir leyendo > Qué tipos de transfusiones existen (Cont)
Anterior1234567Siguiente

Dr.  Alfonso Santiago Marí  (especialista en Hematología) .

Última versión: 2011-08-06