Encontrar tiempo para el sexo

¿Cuánto hace que no hace el amor?

Sabemos que las relaciones sexuales son una expresión fundamental de la vida en pareja, además de proporcionar salud, placer y un gran bienestar físico y psicológico.

Sabemos que las relaciones sexuales son fundamentales en la vida en pareja, además de proporcionar salud, placer y bienestar.

A menudo nos encontramos con parejas enamoradas, pero que pasan largas temporadas sin tener relaciones sexuales. Es posible que ni recuerden cuándo fue la última vez. Además, pueden pensar que es un problema que sólo les ocurre a ellos, mientras los demás hacen el amor todos los días. En realidad, es algo frecuente en las parejas, pero a nadie le gusta comentarlo con los amigos, y hay parejas a las que les cuesta hablarlo entre ellos.

¿Por qué no encontramos momentos para hacer el amor?

Entre las razones, podemos señalar las siguientes:

  • La vida que llevamos es muy ajetreada. Tenemos muchas cosas en la cabeza, muchos planes y preocupaciones.
  • Cuando llegamos a casa, a diario, estamos muy cansados. El trabajo cotidiano, los traslados al trabajo y las demás actividades, acaban con nuestras energías.
  • Puede apetecerle a un miembro de la pareja, pero no al otro. Y hacer el amor es cosa de dos.
  • Excluimos el sexo de nuestra lista de prioridades. El trabajo, la familia, el descanso, los amigos o el ocio nos parecen más importantes.
  • Los hijos y otras personas con las que convivamos hacen difícil encontrar momentos de intimidad. Otras veces, nos llaman por teléfono o nos vienen a hacer una visita.
  • Pensamos que hacer el amor es algo que debe salirnos espontáneamente y que no se debe planificar, porque pierde su encanto. De este modo, pasa el tiempo, y nada.
  • Cuando se está una temporada sin practicarlo, como tantas otras cosas, cuesta retomarlo.
  • A veces, se piensa que sólo se hace por la noche, y en un lugar y unas circunstancias muy concretas.

¿Qué podemos hacer para mejorar esta situación?

Recuerde sus primeros tiempos como pareja y la excitación que durante todo el día recorría su cuerpo, sólo con pensar en lo que iba a ocurrir cuando se encontrara con su pareja. Es fundamental planificar el momento y saborear de antemano la relación que va a tener lugar.

  • Dé rienda suelta a sus fantasías sexuales antes y durante la relación, compartiéndolas con su pareja.
  • Planifique el momento y el lugar, sin despreciar la improvisación. La relación sexual requiere un tiempo y un espacio concretos y adecuados, sin prisas.
  • Utilice su creatividad y busque la variedad. La rutina es el gran enemigo de las relaciones sexuales.

Algunas propuestas concretas

A continuación, sugerimos algunas fórmulas que le pueden orientar:

¿Compatibles?

¿Son usted y su pareja compatibles? Véalo haciendo nuestro test.

    • Plántese y háblelo clara y tranquilamente con su pareja. Planifiquen los momentos. Ante todo, comunicación.
    • Mantenga un encuentro amoroso semanal antes de comer. La noche no tiene por qué ser el único momento para hacer el amor. Antes de la comida no estará tan cansado como por la noche. Tome algo ligero para comer, por ejemplo fruta, y se encontrará en plena forma. Conseguirá romper la rutina del trabajo semanal, y se encontrará más optimista y relajado esa tarde.
    • Concierte una cita con su pareja entre semana. Pueden ir al cine, por ejemplo. Procure quedar en el mismo cine o en otro lugar, como cuando eran novios. Vayan preparando el terreno e incluso, pueden tomar algo antes de ir a casa, donde saben que les espera un excitante encuentro amoroso.
    • Programe una noche de amor semanal. Deberá prepararlo todo para que no surjan otros asuntos. Duerma bien el día anterior, para no encontrarse cansado.
    • Organice un fin de semana en pareja. Viaje a un lugar que invite a olvidar los problemas cotidianos y a relajarse. Si le resulta caro, diga a todos que viajará el fin de semana y enciérrese en casa, cortando la comunicación con el exterior y preparando un ambiente sugerente.
    • No sea un esclavo de sus hijos, si los tiene. Consiga, de vez en cuando, que alguien se haga cargo de ellos para tener intimidad.
    . .

    ¿Le ha parecido interesante?

    4 votos, media: 4.75 sobre 5

    Contenido Relacionado

    Comparta en Redes Sociales