Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud
Publicidad

Hipoacusia o sordera en el anciano

¿Cuáles son las manifestaciones clínicas de estos procesos?

El médico de familia puede hacer una primera aproximación al problema realizando unas preguntas y un reconocimiento médico que incluya una otoscopia, exploración que consiste en el examen de los oídos con un aparato, llamado otoscopio, que incorpora una luz con que se observa las estructuras del oído externo y su conducto, así como del oído medio.

En el conducto auditivo externo los tapones de cerumen son más frecuentes en ancianos que en el adulto joven. Suelen causar hipoacusia de conducción (disminución de la audición por interferencia de la transmisión del sonido a través del aire), sensación de taponamiento y ruidos en los oídos, o el deterioro de una deficiencia ya existente. Se diagnostican fácilmente mediante el otoscopio. La extracción, que debe ser cuidadosa, se puede realizar con algunos instrumentos como pinzas o mediante una irrigación con aguaoído medio tibia. En ocasiones, puede ser necesario el reblandecimiento previo del tapón de cerumen con la instilación de agua oxigenada o gotas reblandecedoras.

La presencia de una hipoacusia de larga duración en un anciano en el que la exploración física básica es normal nos debe hacer considerar, en primera instancia, la posibilidad de la llamada presbiacusia. En la evolución clínica de este proceso se pueden establecer tres fases:

  • Discreta pérdida auditiva para sonidos agudos;
  • La llamada sordera social;
  • Aislamiento reaccional, en el que la intensidad de la sordera dificulta la comunicación oral.

La pérdida de sensibilidad auditiva que caracteriza a la presbiacusia se produce de forma gradual, progresiva, bilateral y simétrica. El anciano con dificultad auditiva puede presentar deficiencia en la comprensión del lenguaje en ambientes ruidosos, con malas condiciones acústicas o en conversaciones muy rápidas. A menudo presentan dificultad en la localización de la fuente sonora, sobre todo en ambientes ruidosos.

Respecto del comportamiento de estos ancianos, suelen mostrar indiferencia progresiva hacia el mundo que les rodea, presentan desconfianza hacia su entorno, desarraigo social (participan sólo en conversaciones que se realizan con lentitud o que versan sobre un tema muy conocido para él), niegan que puedan presentar este problema -lo que puede provocar conflictos familiares- y la sordera puede contribuir e incrementar un deterioro mental previo.

Los llamados acúfenos bilaterales o pitidos en los oídos son corrientes y casi obligados en las edades muy avanzadas. Es frecuente que se acompañe de un deterioro del sistema del equilibrio que se ha denominado presbiestatia y que puede ocasionar mareos e inestabilidad.

Seguir leyendo > Qué pruebas diagnósticas usará el médico
Anterior123456Siguiente

Dr.  Salvador Pertusa Martínez  (especialista en Medicina Familiar y Comunitaria) .

Última versión: 2011-08-03