Sexualidad prepuberal

¿A qué llamamos sexualidad prepuberal?

La sexualidad prepuberal comprende todas las manifestaciones de la sexualidad, desde el nacimiento hasta la pubertad.

La sexualidad es muy amplia y no hay ninguna duda de que los niños tienen capacidad de sentir placer sexual.

¿Por qué la sexualidad infantil es la gran desconocida de todas las edades?

En primer lugar porque en nuestra cultura se ha dicho siempre que no existe. Desde una perspectiva adulta podría parecer así ya que al no poder los niños tener hijos, se consideraba que estos no tenían una verdadera sexualidad. Esta idea estaba reforzada por la creencia de que la única función de la sexualidad era la reproducción: quienes no podían reproducir (niños y viejos) no tenían sexualidad.

En segundo lugar, porque hay problemas éticos para estudiarla en nuestra cultura, por lo menos a la hora de hacer un estudio, por existir dificultades para realizar observaciones explícitas. Además, no se pueden hacer preguntas muy explícitas sobre sexualidad a los niños.

¿Tienen los niños intereses y conductas sexuales?

La sexualidad es muy amplia y no hay ninguna duda de que los niños tienen capacidad de sentir placer sexual, tienen intereses sexuales y llevan a cabo conductas sexuales. Su sexualidad es diferente a la de los adultos, pero no puede decirse que no tienen sexualidad.

¿En qué se diferencian la sexualidad infantil y la sexualidad adulta?

  • Las tasas hormonales son mayores en la edad adulta que en la infancia.
  • Los órganos sexuales son mayores en la edad adulta que en la infancia.
  • Después de la pubertad hay capacidad de reproducción.
  • Después de la pubertad hay una regulación cíclica en la mujer.
  • En la infancia, el deseo es menor, menos orientado, menos específico (aunque aún no se sabe mucho sobre él).
  • Hasta los 5 ó 6 años prácticamente no tienen convenciones morales.
  • El nivel de información y de experiencias también es distinto.

¿En qué se parecen la sexualidad infantil y la sexualidad adulta?

La fisiología del placer sexual se puede activar desde el nacimiento, porque en nuestro cuerpo hay varios millones de receptores sensoriales, hay zonas erógenas y puede haber una excitabilidad genital con manifestaciones muy similares a la respuesta sexual adulta.

Los órganos, aunque son más pequeños, están perfectamente formados (excepto los pechos). Desde el punto de vista fisiológico, el pene y el clítoris están suficientemente formados, inervados por fibras nerviosas y dotados de riego sanguíneo como para que desde los primeros meses de vida sean posibles las erecciones espontáneas o como respuesta a una estimulación por contacto físico.

La mucosa de la boca y toda la piel son muy sensibles a las caricias y al contacto corporal. Por tanto, puede decirse que desde el nacimiento el cuerpo está preparado para sentir placer. De hecho, en los primeros meses de vida, muchos niños aprenden a proporcionarse placer acariciándose a sí mismos, succionando el dedo o practicando conductas análogas.

¿Cómo expresan los niños su sexualidad?

Muchas de las conductas o juegos sexuales tienen su origen en:

  • Satisfacer su curiosidad.
  • Explorar su cuerpo y el de los demás: algunos niños llevan a cabo juegos que conllevan intentos coitales. Los niños pueden actuar así como una forma de exploración o imitación de las actividades sexuales adultas. La mayor parte de los niños participan en juegos sexuales de diferente tipo, incluso en “juegos homosexuales” (actividades sexuales de juego en que están implicados dos niños o niñas del mismo sexo y en las que se acarician unos a otros, besos con claro significado sexual, etc.) antes de los doce 12 años, sin que signifique que sean homosexuales, sino que se debe a la lógica desorientación de quien todavía no tiene bien definidas sus áreas de interés.
  • Buscar placer por autoestimulación o por contacto con los demás. La masturbación sería un ejemplo de conducta directamente orientada a la obtención de placer. Tanto por su situación y funciones, como por la higiene practicada, los niños descubren pronto que sus órganos genitales producen sensaciones placenteras. Incluso en juegos en apariencia tan inocentes como montar un caballito de un tiovivo de una feria.
Publicidad

¿Qué deben saber los padres sobre la masturbación?

La masturbación no es una conducta antinatural, sino natural y relativamente frecuente en la infancia. Normalmente, no tiende a convertirse en un hábito que obstaculice las relaciones sexuales con otras personas.

La masturbación no es adecuada en unas edades e inadecuada en otras; en todas las edades puede ser una conducta natural y adecuada. Únicamente si se practica en público, si produce daño físico, si se debe a una causa médica como la picazón por infección, si es compulsiva o si es una respuesta ante otros problemas psicológicos o sociales, debe ser considerada una forma de conducta inadecuada.

¿Cómo responder a las preguntas que nos hacen los niños sobre sexualidad?

  • En la familia, la respuesta debe ser inmediata.
  • Tiene que tener carácter de naturalidad, no respuestas organizadas ni formales.
  • Intentar darle también información profesional pero de manera sencilla como hacen los padres (son muy útiles los libros).
  • Dar un mensaje sexofílico, es decir, siempre mostrando una actitud positiva hacia la sexualidad.
  • Utilizar un vocabulario infantil, popular, siempre que no tenga connotaciones sexistas, de suciedad o de agresividad.
  • Los dibujos son muy prácticos; con los niños pequeños se leen conjuntamente y se van explicando.
  • No agobiarse con dosificar la información por edades. Esto permite responder a las preguntas en presencia de toda la familia.
  • Tener en cuenta las posibles teorías infantiles: los niños suelen tener sus propias teorías a pesar de estar bien informados.
  • Hay que cuidar la relación que pueden establecer los niños entre sexualidad y agresividad debido a las posturas, los gestos que conlleva, etc. Es necesario explicar muy bien a los niños que la sexualidad implica cariño y pasárselo bien.

¿Qué se necesita para una evolución óptima?

Es importante que las experiencias de actividad sexual prepuberal, las creencias y las emociones básicas sean positivas, bien aceptadas y favorables hacia la sexualidad.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales